Benjamín Torres Gotay

LAS COSAS POR SU NOMBRE

Por Benjamín Torres Gotay
💬 0

Un plan de muerte

“La luz me está matando”, dice, con expresión adolorida, la mujer. Su nombre es Myrna Figueroa, tiene 73 años y vive sola con su esposo, paciente de cáncer, en el barrio Piñas, de Toa Alta.

Cuando hablamos, el viernes, doña Myrna llevaba unas cuatro horas esperando, bajo sol y bajo aguaceros imprudentes y esporádicos, junto a decenas más, entre edificios y herrumbrosos, frente a una entidad benéfica en Toa Baja que cada semana entrega bolsas de alimentos a quien quiera o pueda esperar horas.

Por “la luz”, doña Myrna, en realidad, se refiere al costo de la electricidad. Cuando ella dice “me está matando” se refiere a que, como a casi todo Puerto Rico, se le hace harto difícil pagar la factura. Tanto, que para poder tener electricidad y comer a la vez, la anciana, que tiene ingresos mensuales de $710 entre seguro social y el Programa de Asistencia Nutricional (PAN), tiene que llegar cada viernes, en pon, a Entidad Ayuda al Desamparado, en Toa Baja, a buscar su bolsa de alimentos.

Su historia está muy lejos de ser única. Los desencuentros de Puerto Rico con su factura de luz llevan grande tiempo. La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que una vez fue el motor del desarrollo económico aquí, llevando la magia de hacer que las cosas prendieran a todos los rincones de la isla, se convirtió en el camino en botín y feudo de intereses políticos y es hoy una bestia deforme y decrépita, que lleva tiempo asaltando al pueblo para sobrevivir.

Para no decir más, el brutal costo de la electricidad no deja nunca de estar entre las principales razones por la que personas se van de Puerto Rico y negocios cierran.

Mientras medio mundo se mueve a energías renovables, la AEE sigue adicta a combustibles fósiles, que son carísimos y brutalmente contaminantes. Llevamos tiempo oyendo promesas de reformas, sin que ninguna haya representado, hasta este momento, algún cambio en la vida diaria de sus clientes-víctimas. En abril de este año, el entonces gobernador Ricardo Rosselló firmó un nuevo marco regulatorio con objetivos a mediano y largo plazo, ninguno de los cuales, obviamente, se ha visto todavía.

Hay amplios sectores de la isla en que el apagón es como el hambre: llega todos los días a la misma hora. Cuando sube la demanda, la AEE no puede con la carga y apaga sectores deliberadamente, como nos cuentan que pasaba no hace mucho en la República Dominicana.

Nunca olvidaremos la interminable pesadilla que vivimos sin luz en los largos meses después de María, debido tanto a la fuerza de la tormenta como al tétrico estado en que el huracán encontró nuestra infraestructura eléctrica.

Esta pesadilla va a empeorar pronto con un aumento salvaje en la factura, sin que le estemos prestando casi ninguna atención. Veamos:

La AEE, como el resto del gobierno, está en quiebra. La Junta de Supervisión Fiscal, que controla las finanzas públicas y las negociaciones de la quiebra, alcanzó un acuerdo de reestructuración de deuda con sus acreedores que, según quienes han estudiado el trato, pondrá a la isla en ruta a otra hecatombe económica.

El acuerdo está ante la consideración de la jueza estadounidense Laura Taylor Swain, quien tiene a su cargo el caso de la quiebra de Puerto Rico y esta semana no quiso hacer parte del expediente del pleito un estudio pericial sobre la consecuencias económicas del acuerdo que quería presentarle el denominado Comité de Acreedores No Asegurados.

El trato en algún momento va a requerir aval de la Legislatura, cuyos líderes no se han expresado. La gobernadora Wanda Vázquez, que ha hecho de las relaciones armoniosas con la Junta la piedra angular de su gestión, ya le dio su visto bueno, diciendo que “es improbable que un acuerdo traiga bajas tarifas”, que hay que buscar un acuerdo “que sea lo menos oneroso posible” y que “a largo plazo, una vez se lleve a cabo la privatización” podría al fin haber una baja en el costo de la electricidad.

Conviene aclarar, antes de seguir, que la privatización de la que habla la gobernadora lleva más de un año pisando y no arracando, entre otras cosas porque no ha aparecido nadie dispuesto a hacerse cargo de ese armatoste decrépito que es la AEE.

La oposición al acuerdo se fundamenta principalmente en un estudio que hizo el economista Ramón Cao, a petición de Tomas Torres Placa, el representante de los consumidores en la Junta de Gobierno de la AEE.

El estudio de Cao, que no ha sido refutado, dice que para el 2024 la tarifa de luz habrá subido en 47%.

Alguien que hoy paga $180 mensuales, por ejemplo, en el 2024 pagará $274. Uno que paga $100, la tarifa le subirá a $155.

El aumento no exime, por supuesto, a los negocios, lo que significa que todo subirá de precio. El informe de Cao dice que el acuerdo le costará a Puerto Rico 68,606 empleos si el gobierno de Estados Unidos cubre el 100% de la reconstrucción de la red eléctrica de Puerto Rico. Si Estados Unidos cubre solo el 45%, los empleos perdidos aquí serán 170,756.

Todos sabemos cómo está el ambiente en Washington con respecto a asignaciones a Puerto Rico, así que podemos imaginar hacia qué lado se inclinará la balanza en ese sentido.

Héctor Cordero, un sociólogo de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY, por sus siglas en inglés), hizo un estudio en el que determinó que el acuerdo es especialmente devastador para las familias, que terminarían teniendo que dedicar hasta una tercera parte de sus ingresos solo para el pago de electricidad.

La Coalición del Sector Privado, que ha pedido a la gobernadora Vázquez que rechace al acuerdo, y al Congreso de Estados Unidos que lo examine, dice que si se implanta disminuirá en 22% el Producto Nacional Bruto y se triplicará la inflación. El acuerdo, por lo visto, es terrible por donde quiera que se le mire.

Esto es muy serio y merece más atención de la que se le ha dado.

La economía de Puerto Rico estuvo más de diez años en contracción yúltimamente solo ha dado señales de vida por el dinero de la recuperación del huracán María. Pero todos los expertos están claros que tan pronto se detenga el flujo de dinero del huracán, volverá a terreno negativo. El acuerdo de la Junta con los bonitas puede ser la pisoteada que termine hundiendo a Puerto Rico en la ciénaga de la pobreza y el subdesarrollo.

Va a ser devastador para el 44.9% de nuestra población que vive bajo el nivel de pobreza, para nuestra agobiada clase media y hasta para la industria privada, que lleva años sobreviviendo a duras penas, en batalla continua cotra uno de los sistemas de electricidad más caros y menos eficientes del mundo. El acuerdo solo es bueno para los acreedores, algunos de los cuales cobrarán hasta .80 centavos de lo que prestaron.

Es difícil entender por qué el país está paralizado ante esta seria amenaza. Aquí, por ejemplo, hubo revuelo hace poco por un aumento en la luz impulsado por el Negociado de Energía, que habría incrementado el pago entre .64 centavos y $1.79 al mes.

La mismísima gobernadora Vázquez pidió que se retirara. El bestial aumento en el panorama ahora, en cambio, no ha causado ni la mitad del revuelo.

“La luz nos me está matando”, decía doña Myrna en estos días. No hay que ser adivino para saber qué pasará con muchos como ellas si este acuerdo se implanta como se propuso.

Otras columnas de Benjamín Torres Gotay

domingo, 1 de diciembre de 2019

La flecha está en el aire

El verano de 2019 fue parte de un proceso de ruptura entre la sociedad y el poder que empezó antes y no se ha detenido

domingo, 24 de noviembre de 2019

Un plan de muerte

El acuerdo entre la Junta de Supervisión Fiscal y los bonistas de la AEE puede causar otra hecatombe económica en Puerto Rico

domingo, 17 de noviembre de 2019

¿Qué le pasó al Tribunal Supremo?

El daño a la imagen que el Tribunal Supremo causó a la judicatura buscando un aumento salarial en este momento tardará mucho en repararse

domingo, 10 de noviembre de 2019

El peso infinito de la duda

El proyecto de reforma electoral de Thomas Rivera Schatz amenaza la vital confianza en nuestro sistema electoral que siempre hemos tenido los puertorriqueños

💬Ver 0 comentarios