Elizabeth Plaza

Punto de Vista

Por Elizabeth Plaza
💬 0

Un Puerto Rico transformado por la mujer

En marzo, 2017, escribí una columna titulada: “Las mujeres transformarán al país”. Hoy, me complace ver que estamos experimentando una transformación histórica donde la mujer está tomando las riendas y el control de Puerto Rico.

El Capítulo Mujer Industrial de la Asociación de Industriales de Puerto Rico, felicita a todas las mujeres que hoy ocupan posiciones claves en nuestro gobierno: nuestra gobernadora, Wanda Vázquez; la secretaria de la gobernación, Zoé Laboy; la comisionada residente, Jenniffer González; la presidenta del Tribunal Supremo, Maite Oronoz; las secretarias de Justicia, Familia y Asuntos del Consumidor, así como varias alcaldesas. Nuestro respeto a todas, y les exhortamos a representarnos con los mayores estándares de ética y dignidad donde en todo momento Puerto Rico y los intereses colectivos de nuestra gente, sean la prioridad en su plan de trabajo y sus decisiones. La transformación tiene que ser demostrada con resultados.

En el mundo empresarial hemos ido experimentando también mayor inclusión y diversidad con la creación de programas y métricas que promueven mayor participación de la mujer, espacio para exponer nuestras preocupaciones, y la oportunidad de trabajar con los factores que siguen representando retos para desarrollarnos al máximo.

Muchas empresas en el sector privado son lideradas por mujeres. En contraste, la encuesta del Grupo Trabajador de Julio de 2019 del Departamento del Trabajo, arroja datos interesantes con relación a la participación laboral en la isla. La tasa de participación no ajustada estacionalmente se reporta en 41.7%. Por género, la tasa de participación registrada para hombres fue de 50.7% frente a 34.0% para mujeres. El reporte también refleja que 31.5% de las personas no activas se dedican a oficios domésticos. De la poca participación laboral total, interpretamos que la mujer todavía se encuentra en desventaja.

El paradigma estriba en que de aquellas que se encuentran activas en la fuerza laboral muchas han logrado escalar y asumir roles de alto liderato. Hemos avanzado en resaltar el caudal de competencias y liderazgo en la mujer. Estamos en el camino correcto, pero hay todavía barreras que limitan la inserción de la mujer para aumentar la participación laboral, factor clave en el desarrollo económico de todo país.

LIMITACIÓN SOCIAL

Muchos aspectos sociales todavía limitan a la mujer, o nos autolimitamos, porque entendemos que no podemos o, que no debemos asumir un rol activo en aportar a nuestra economía. La sociedad ha evolucionado y el trabajo fuera del hogar se ha aceptado como norma.

El mundo moderno presenta la responsabilidad familiar como una compartida donde ambos comparten la responsabilidad de criar, educar y cuidar a los hijos y envejecientes. Compartir la responsabilidad de la familia con la de proveedor, ofrece un balance a la familia y a la mujer, principalmente ante eventos comunes como divorcio, incapacidad, enfermedad o muerte.


VITAL EL EQUILIBRIO

Es imperativo equilibrar la incompatibilidad entre los sistemas laborales vs. sociales para poder atender nuestras responsabilidades profesionales. Por un lado, la flexibilidad laboral es un imperativo incuestionable.

El gobierno como la empresa privada requieren de políticas para ofrecer horarios flexibles y acomodos para que el balance de vida permita no solo mayor participación laboral, sino también empleados más comprometidos y enfocados; horarios extendidos en las escuelas con programas extracurriculares, centros de cuido regionales con altos estándares, y donde los padres puedan dejar a sus hijos con la tranquilidad de que están siendo bien cuidados y sus necesidades atendidas igual o mejor que en casa. Este proyecto lo hemos propuesto en nuestro capítulo y cuenta con el apoyo del sector privado.

ERRADICACIÓN DEL ABUSO

Legislación para eliminar por completo todo tipo de abuso contra la mujer, sea directo o indirecto, verbal, emocional o físico, incluyendo controlar y limitar las expresiones públicas por géneros musicales y en los medios de comunicación. Leyes modernas y focales que eliminen el discrimen y promuevan equidad, así como legislación que promueva el facilitar la independencia económica de la mujer y el respeto y reconocimiento a nuestro potencial serán parte de lo que esperamos ocurra bajo esta administración.

Estamos viviendo el mejor momento para la mujer. Tenemos líderes en gobierno y en empresa privada consientes de nuestro valor. Ahora que muchas hemos llegado, nos corresponde trabajar para facilitar que el presente y futuro facilite un gobierno efectivo y empresas más competitivas. Un gobierno efectivo requiere líderes que gerencien con transparencia y ética, con el bienestar de la sociedad como norte.

Hoy la mujer puertorriqueña es parte de la solución y ha comenzado a asumir la responsabilidad del progreso socioeconómico. El rol que asumimos implica obrar con gratitud y humildad, con responsabilidad y pasión y exceder expectativas logrando cambios trascendentales para nuestras futuras generaciones.

Otras columnas de Elizabeth Plaza

💬Ver 0 comentarios