Gerardo González Núñez

Punto de Vista

Por Gerardo González Núñez
💬 0

Un tema ausente del debate político en Puerto Rico

El mal manejo del gobierno de la emergencia provocada por los temblores en las últimas semanas, que ha tenido como punto culminante el hallazgo de miles de artículos de primera necesidad almacenados desde la época del huracán María, es un ejemplo más de la inoperancia del Estado puertorriqueño, que en su funcionamiento ha sido rehén del exceso de burocratismo, de la corrupción, del nepotismo y de la endogamia política. 

Me atrevo a asegurar que después del estancamiento económico, este es el segundo asunto de mayor prioridad que hay que enfrentar con toda la seriedad que se requiere. Sin embargo, está ausente del debate político y lo que a ese nivel se ventila son simplemente llamados a combatir la corrupción a través de medidas legales y administrativas. El asunto es mucho más complejo que eso.

La razón por la cual un Estado está afectado por todas esas lacras y no cumple su función de servicio público de una forma eficaz es porque la democracia y el orden institucional vigente tienen significativas fisuras. Deficiencias que han permitido que la clase política actúe bajo la percepción de que su elección es un cheque en blanco para actuar con entera impunidad durante los cuatrienios para acumular recursos, contratos e influencias que les servirían, además de un medio de enriquecimiento, para ubicarse en el futuro en otras posiciones, iguales de lucrativas, en caso de que no sean reelectos o designados. 

Se podría haber pensado que los sucesos ocurridos en julio del 2019, que obligaron a la renuncia de Ricardo Rosselló, hubieran servido para poner un freno a ese accionar vergonzoso de actores políticos y gubernamentales. Los hechos recientes han confirmado que las movilizaciones de las masas, si bien estremecen el entramado político y de gobierno, no son suficientes como vía para solucionar las distorsiones que aquejan al sistema democrático de la isla.

Por ello, para rescatar la decencia en el ejercicio del servicio público se requiere, además de una reingeniería del funcionamiento del Estado, de la construcción de un nuevo modelo democrático que, entre otras disposiciones, garantice la transparencia y los mecanismos de fiscalización permanente de la sociedad civil y que sirva para consagrar inequívocamente el principio de que los elegidos se deben y se subordinan a los electores y no al revés.

En un año electoral como el que estamos, hay que exigirles a todos los contendientes a puestos electivos que se expresen sobre este asunto, que expongan las soluciones y medios para implementarlas, al igual que hay que valorarlos por las alternativas que propongan para sacar a Puerto Rico del estancamiento económico que ya acumula catorce años.

Winston Churchill señaló que un líder tiene que tener la claridad para identificar los problemas que afectan a un país, el carisma para explicárselos al pueblo y lograr que lo entiendan y la valentía para aplicar las medidas necesarias para resolverlos. Puerto Rico necesita con urgencia líderes de esa estirpe.

Otras columnas de Gerardo González Núñez

miércoles, 8 de enero de 2020

La escalada de tensiones en el Medio Oriente

La mejor forma de bajar las tensiones es ir a la mesa de negociación para resolver el asunto que inició este nuevo capítulo en la historia de confrontaciones entre EEUU e Irán que es el acuerdo nuclear, señala Gerardo González

jueves, 26 de diciembre de 2019

La economía mundial en el 2020

Gerardo González Núñez analiza las coyunturas del Brexit y las relaciones comerciales entre China y estados Unidos

💬Ver 0 comentarios