Víctor García San Inocencio

Tribuna Invitada

Por Víctor García San Inocencio
💬 0

Un vendaje de mensaje

 No hubo mensaje, ni presupuestario, ni sobre el estado del país. No hubo hemiciclo, ni galería, ni la algarabía orquestada aplaudidora. El lugar era pésimo. La asistencia fue minúscula, aunque el local se llenaba con mucho menos gente. Fue un mitin bajo techo, con telepantallas.

El invocado y alegado adversario fue la Junta de Estangulamiento Fiscal y una presunta pugna.Se fue hilando la trama de un presupuesto paralelo con varios cientos de millones de dólares imaginarios de diferencia. Después de todo los números son gratis e infinitos y la Junta certifica el presupuesto que le dé la gana. 

En una batalla campal imaginaria, que encubre enormes coincidencias con la Junta en recortes de servicios, recortes de derechos a los empleados públicos, cierres de cientos de escuelas y oficinas, ventas de remate como la de la AEE que forzará artificialmente kilovatios a precio mayor por tres décadas, y acuerdos como el de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina)  —todos altamente perjudiciales para el Pueblo—  el gobernador intentó camuflar una vez más la impotencia de su colonial administración. Esta vez el puño en la boca, verbal o metafórico, fue para la Junta.

No han cambiado mucho las cosas desde su primera campaña hace tres años a excepción de la retórica. El obediente —no nandatario, porque manda la Junta y casi siempre su gobierno obedece— pasó a ser de “Yo soy la Junta” a alguien que simula retar a la Junta. Olvidándose de que no quiso auditar la deuda y que la Junta no lo ha hecho; obviándo la inconstitucionalidad de los nombramientos de sus miembros; virando la cara ante el cúmulo de trampas, conflictos y saqueos financieros que invalidarían parte considerable de la deuda; el gobernador ahora, en su segunda campaña quiere proyectarse como el enemigo de la Junta.

Hay un sólo problema con esa estrategia del vendaje —no hubo mensaje, reitero— nadie le cree al gobernador la simulación, porque no hay concreción, ni consecuencia en su falsa oposición, cuando ha consentido a tanto, enmendando leyes, mutilando derechos, sometiendo al país a su empobrecimiento. Un vendaje, una venda en los ojos, un humentín espeso que nadie cree es este montaje. Pues ahí están los hechos y las omisiones. El pueblo sabe cuando algo es “de aguaje” o como se dice, buche y plumas no más.

A Ponce se llevó el vendaje, proyectó más que nunca, entre las cacofonías negando su junte de facto con la Junta, poca coherencia y ninguna cifra de su clandestino presupuesto. En el Capitolio, no hubiera podido con el empuje. Las protestas hubiesen hecho colapsar Puerta de Tierra. Se tenía que ir lejos y aún así lo piquetearon allá también.

El libreto, sin embargo, está hecho. Se opondrá de boca, la Junta le crucificará el presupuesto paralelo, irá a corte y muy probablemente —ya él lo sabe— la corte le dará la razón a la Junta. Para eso existen los imperios, las colonias y sus tribunales. De esta forma le echará laculpa de todo lo que está mal a las administraciones anteriores, al huracán y a la Junta. Cien coartadas, una campaña y que Roma arda. Mientras, se sigue empobreciendo al país, rehipotencándolo por cuarenta años y como Nerón el obediente incumbente seguirá tocando echando mano al vendaje.


Otras columnas de Víctor García San Inocencio

sábado, 3 de agosto de 2019

Borrasca de una guerra interna

El Profesor Víctor García San Inocencio analiza la situación legal de Pedro Pierluisi como gobernador a luz de las luchas de poder dentro del PNP.

viernes, 2 de agosto de 2019

Gobernador a la cañona

Víctor García San Inocencio declara que los juegos y estrategias jurídicas y politiqueras agrandan el clima de incertidumbre en Puerto Rico

sábado, 27 de julio de 2019

Praxis y realismo luego del primer asalto

Víctor García San Inocencio señala que la simple salida o expulsión del gobernador podría significar simplemente una muda de ropa, nunca de piel, ni de médula sistémica colonial

💬Ver 0 comentarios