Edwin Sierra González

Buscapié

Por Edwin Sierra González
💬 0

UPR: ahorros que saldrán caros

En estos días ha salido en dos rotativos de circulación general en el país, entre ellos El Nuevo Día, artículos periodísticos sobre el costo de estudios en el sistema público universitario y su repercusión más allá de las “ayudas” que proporciona el sistema. En momentos en que se pretende trastocar fuertemente la Universidad de Puerto Rico, es importante que pongamos conciencia respecto a lo que está sucediendo.

Históricamente, se ha repetido hasta la saciedad el bajo costo de los estudios en la UPR en comparación con otros sistemas públicos estadounidenses, lo que es, un hecho. Sin embargo, las recientes declaraciones del Consejo de Educación Superior de Puerto Rico deben poner en perspectiva estas aseveraciones. El organismo rector ha señalado lo costoso del sistema público cuando se toma en cuenta el ingreso familiar: mientras una familia estadounidense debe destinar entre 30 a 40 por ciento del ingreso para la educación universitaria, las familias puertorriqueñas deben invertir casi 65% por ciento del mismo, o sea, el doble. Así mismo es nuestra brecha salarial. Muchas voces se rasgarán las vestiduras arguyendo que las “ayudas” cubren ese coste, pero no podemos perder de perspectiva que la vida estudiantil conlleva más que una matrícula y el tope de la “ayuda” varía por año.

Para el año fiscal que ha de cerrar este próximo 30 de junio el tope estipulado fue $5,818.00 dólares, tope que no le aplica a todo el mundo. Según datos publicados por Benjamín Torres Gotay y provistos por Asuntos Estudiantiles de la UPR y el Censo de EEUU., solo el 50% recibe ese tope y un 20% algún apoyo económico, mientras que el 30%  se costea sus estudios. El 50% que la recibe en su totalidad es porque su condición es precaria y no pueden aportar nada.

Mientras tanto, el otro 50% de nuestra población subgraduada pública no tiene asegurada su matrícula de estudios y esto es peligroso, sumamente peligroso, dado los recortes propuestos por Junta de Control y aumentos en el costo de vida proyectados por nuevos impuestos.

¿Qué precios estamos dispuestos a pagar ante la posible desarticulación de la universidad pública? Y no es sólo una cuestión económica, pues el país se vacía con los profesionales que se van. Entonces, ¿Quienes han de sustituirlos si le cortamos las alas a un 50% de nuestra población subgraduada? Esto no es cuestión de ser dramático, es ser realista.

Olvidémonos de EEUU. un segundo. Si desde allá no hay dinero para la deuda, tampoco vendrán los futuros profesionales que nuestra sociedad necesita. Entre los que se van y los que no puedan seguir estudiando, la combinación es alarmante.

Hoy son los médicos, ¿Y mañana? El Consejo de Educación advierte que y cito: “un aumento en el costo de estudio, sin considerar las subvenciones, podría significar una enorme reducción de la población que pueda tener acceso a la educación superior”. Nuestro país se empobrece cada vez más y a la junta  y “nuestros “líderes” no parece importarles. Los ahorros que queramos hacer ahora en áreas sensibles, quizás, nos salgan más caros en el mañana. Reflexionemos.

Otras columnas de Edwin Sierra González

jueves, 19 de julio de 2018

Prioridades del Estado

El educador Edwin Sierra González cataloga de insensible el uso de dineros en salarios altos

domingo, 24 de junio de 2018

Diálogo

El historiador Edwin Sierra González plantea que vivimos en un país donde no fluye el intercambio de ideas y sí la imposición de opiniones

💬Ver 0 comentarios