Arturo Massol Deyá

Tribuna invitada

Por Arturo Massol Deyá
💬 0

Urge acción local tras la decisión de Trump

La retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París representa un acto de violencia contra la Humanidad. Aunque con limitaciones, el acuerdo alcanzado y ratificado por 200 países en el 2015, representó un paso de avance para enfrentar el desafío actual más importante de la Humanidad. Este busca reducir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero que promueven calentamiento global y cambio climático.

De acuerdo al Nature Climate Change, Estados Unidos es responsable del 40% de la deuda climática mundial por los daños causados en el ambiente. Darle la espalda al Planeta e ignorar la evidencia científica tendrá consecuencias severas. La Organización Mundial de la Salud advierte que, entre 2030 y 2050 el cambio climático causará unas 250,000 muertes cada año, debido a la malnutrición, agentes infecciosos, escasez de agua ‘dulce’ y el estrés de ondas de calor. ¿Quiénes serán las víctimas? Los pobres, la población de edad avanzada y aquellos con servicios médicos limitados quienes, de hecho, son los que menos han aportado a la contaminación del Planeta. Esta cifra proyectada compara con las 246,000 muertes provocadas tras dos bombas atómicas lanzadas sobre las ciudades de Nagasaki e Hiroshima en Japón.

Trump no es un trastornado. Este presidente representa y responde a una agenda retrógrada de lo más oscuro del capitalismo salvaje, cuyo poder y enriquecimiento ha sido a expensas de la explotación de los recursos naturales: la quema de carbón sucio y otros combustibles fósiles y la transferencia de sus externalidades al ambiente de todos.

Acá en Puerto Rico no podemos caer en la lamentación ni el inmovilismo. Al contrario, toca enfrentar nuestra cuota de responsabilidad planetaria y reducir la huella ecológica. Eficiencia energética, generación limpia con fuentes renovables, caminar más, transporte público, proteger los bosques y nuestros arrecifes de coral que representan sumideros de gases invernadero son tan solo un puñado de asuntos por atender y defender. No tenemos control de lo que hacen allá en el Norte, pero sí de lo que hacemos acá en el Caribe. Urge ahora más que nunca. 

Otras columnas de Arturo Massol Deyá

jueves, 28 de junio de 2018

Nuestro presente energético alterno

El profesor Arturo Massol Deyá explica iniciativas diversas con fuentes alternas de energía puestas en vigor en Adjuntas tras el impacto del huracán María

💬Ver 0 comentarios