José A. González Taboada

Tribuna Invitada

Por José A. González Taboada
💬 0

Urgen los informes financieros a tiempo

La Universidad de Minnesota y la Universidad Estatal de Ohio publicaron sus respectivos informes financieros auditados para el año terminado el 30 de junio de 2018 en la primera semana de noviembre. La Universidad de Massachussets, donde trabajaba Jorge Haddock antes de aceptar la presidencia de la Universidad de Puerto Rico, los publicó el 8 de enero de este año.

La UPR no pudo entregar el 31 de diciembre de 2018 los informes auditados para el año terminado el 30 de junio de 2017, esto es, 18 meses después. El no entregar a tiempo los estados financieros auditados fue el detonante que provocó que la agencia acreditadora nos colocara en “Show cause status”, creando gran ansiedad en la comunidad universitaria.

Y es que ni las juntas de gobierno (populares y penepeístas) ni los distintos presidentes (interinos o en propiedad) han comprendido la importancia de publicar estados financieros a tiempo. Tuvo la Middle States que darle un fuerte azote para que despertaran a la realidad. Echando un vistazo a la historia reciente, los estados financieros auditados del año fiscal 2005 se publicaron el 31 de octubre de ese mismo año, tan solo cuatro meses después de terminar el año. Ya para 2007 hubo que esperar al 29 de abril. Los de 2008 y 2009 se tomaron un año en salir y de 2015 para acá la espera ha sobrepasado los 14 meses.

¿Cuál es la causa de este craso incumplimiento? En mi opinión, negligencia de la alta gerencia universitaria, la cual, independientemente de sus colores, ha desatendido la importante función financiera y ha prestado oídos sordos a las observaciones y recomendaciones de los auditores externos de la UPR (Ernst & Young).

Hace ya casi 10 años que los auditores externos están expresando una opinión adversa respecto al sistema de control interno de la UPR, haciendo exactamente los mismos señalamientos año tras año y recibiendo exactamente la misma respuesta de la gerencia universitaria; respuesta vacía de propósito, pues no han corregido el problema en lo más mínimo.

No hay espacio en esta columna para citar los señalamientos de los auditores y la respuesta repetida ad nauseam por la administración. Pero, en síntesis, se trata de tres grandes problemas: (1) la UPR no tiene un proceso adecuado de cierre de libros; (2) hay serias fallas contables y financieras en los recintos de Ciencias Médicas y Mayagüez y (3) la compilación de la información financiera y los procesos de reconciliación de cuentas no se realizan a tiempo.

Estos problemas han requerido que los auditores externos hayan tenido que realizar múltiples ajustes de auditoría, atrasando sustancialmente la publicación de los estados financieros auditados. En cada uno de estos años la gerencia universitaria, cual disco rayado, responde que va a corregir el proceso de cierre y adiestrará al personal para subsanar las fallas. Por supuesto, todo sigue igual.

Sininformes financieros a tiempo no habrá acreditación. Así de sencillo.

Otras columnas de José A. González Taboada

💬Ver 0 comentarios