Milagros Rivera Watterson

Tribuna Invitada

Por Milagros Rivera Watterson
💬 0

Urgen los protocolos de intervención en el Departamento de la Familia

En vistas públicas celebradas en nuestra legislatura sale a colación la falta de protocolos para la intervención temprana con niños que hayan sido objeto de actos de violencia en el hogar, a tono con lo establecido por la Ley 156 del 2011, y aquellos relacionados con las víctimas y sobrevivientes de agresión sexual estipulados por la Ley 162 del 2010.

Esta admisión del Departamento de la Familia causa consternación, ya que ambos asuntos son relevantes en una sociedad como la nuestra donde la violencia es rampante.

Es conocido que cuando se aprueba una ley, acto seguido, se prepara un reglamento para establecer las normas y procedimientos a seguir para implantar la política pública. Resulta alarmante que luego de tantos años no se haya establecido los protocolos para atender situaciones como las señaladas. Aun así, el hecho de que no existan protocolos no exime a esa agencia de su deber ministerial de atender la población afectada y tomar medidas correctivas.

El estado tiene la responsabilidad de actuar con prontitud y solicitar los remedios necesarios en amparo de velar por la seguridad de las personas afectadas. No podemos usar de excusa la falta de presupuesto para no haber desarrollado los instrumentos necesarios para atender la situación. Ese departamento cuenta con profesionales de experiencia y capacitados que podría prepararlos para que sean ejecutados por el personal de servicio directo.

Con o sin protocolo, la atención hay que darla, y tiene que ser una ágil y profesional que permita al estado responder a su deber ministerial en ejecución del parens patrie y la protección de aquellos cuya seguridad física y emocional es su responsabilidad. Ahora bien, la preparación, desarrollo y ejecución de estos protocolos no debe verse como algo aislado y efectivo solamente para una situación particular, sino que no podemos perder de perspectiva ver a las personas intervenidas como entes integrales, con necesidades múltiples que deben ser llenadas para asegurar su bienestar.

Si no se tienen los protocolos hay que prepararlos y la agencia en forma pro activa puede, a nivel central, organizar un grupo de profesionales que los preparen o que revisen aquellos existentes para atemperarlos a la necesidad. Luego que se preparen se deberá adiestrar a aquellos que los ejecutarán. Solamente así se lograrán desarrollar planes integrales que ayuden a atender la problemática.

Esto debe hacerse ya, nuestros niños y jóvenes no pueden esperar.

Otras columnas de Milagros Rivera Watterson

miércoles, 15 de noviembre de 2017

A emular el legado de Trina Rivera de Ríos

Al cumplirse 100 años del natalicio de la líder Trina Rivera de Ríos, quien dedicó su vida a luchar por los marginados, sobre todo por la población confinada en la isla, Milagros Rivera Waterson reflexiona sobre la contribución de una mujer excepcional

martes, 10 de octubre de 2017

María y su secuela

La trabajadora social Milagros Rivera Watterson comenta sobre la cotidianidad de los puertorriqueños después del huracán

💬Ver 0 comentarios