Héctor F. Ortiz Vidal

Tribuna Invitada

Por Héctor F. Ortiz Vidal
💬 0

Urge retomar el camino de la prevención

Los altos niveles del crimen y la violencia en Puerto Rico tienen un alto costo de vidas humanas y lastiman la convivencia de nuestro pueblo.

La Iglesia Metodista de Puerto Rico y su ministerio de santidad social ReHace están comprometidos con la construcción de un nuevo mañana para nuestro pueblo. Fieles a los principios del evangelio de Jesucristo y el reino de Dios, y a nuestra tradición de santidad social, queremos invitar a las fuerzas vivas del país, y al gobierno de Puerto Rico, a retomar con nuevas fuerzas el camino de la prevención.

Para tener éxito en nuestra lucha contra el crimen, necesitamos construir un tejido social más inclusivo y con mayor igualdad de oportunidades. La palabra justicia en la Biblia apunta precisamente a esos dos aspectos: inclusividad y mayor igualdad de oportunidades. También, son necesarios en la construcción de ese tejido social políticas de prevención que hayan sido exitosas en disminuir el crimen y la violencia. La reducción de la deserción escolar, el apoyo a la familias con niños, el brindar programas de ayuda que facilitan el éxito en los estudios y el brindar oportunidades a la juventud, son medidas que han demostrado su efectividad en la prevención del crimen.

Nunca es tarde para que la prevención funcione.

Les invito a que consideremos la posibilidad de empezar un proyecto piloto con 100 escuelas ubicadas en las comunidades de más  alta incidencia criminal y pobreza. La escuela es clave para la prevención del crimen y la violencia. Hagamos de esas 100 escuelas verdaderas escuelas de comunidad: descentralizadas del Departamento de Educación, con autonomía operacional, recursos para realizar su tarea y la involucración de las fuerzas vivas de la comunidad y el municipio en su funcionamiento. Desatemos la creatividad e innovación en estas estructuras. Establezcamos allí  programas de apoyo extracurriculares exitosos. Invitemos a organizaciones como Boys and Girls Club de Puerto Rico o los Centros Sor Isolina Ferre y otras organizaciones afines a que desarrollen los mismos, y nos brinden su peritaje y experiencia. Integremos universidades y escuelas de medicinas a trabajar un modelo salubrista y de adquisición de destrezas en dichas escuelas de la comunidad. Las iglesias y otras fuerzas vivas pueden brindar los voluntarios que este esfuerzo exige.

No nos desanimemos porque los buenos resultados tarden en llegar. "Los molinos de Dios muelen lento pero muelen fino". Este esfuerzo exige voluntad, paciencia y disciplina. También, exigirá una evaluación rigorosa.

Invito a nuestra gobernadora, la licenciada Wanda Vázquez, a nuestra comisionada residente Jennifer Gonzalez, y a nuestros líderes legislativos Thomas Rivera Schats y Johnny Méndez a ponderar estas ideas, y de apreciar sus méritos, implementarlas.

Puerto Rico necesita combatir el crimen y la violencia de forma sabia e inteligente. La prevención es posible. La prevención es la clave.



Otras columnas de Héctor F. Ortiz Vidal

💬Ver 0 comentarios