Bori Ciencia

Tribuna Invitada

Por Bori Ciencia
💬 0

Vacuna con sazón boricua contra el VIH

Omar Vélez López

Candidato Doctoral del Programa de Microbiología y Zoología Médica – UPR-RCM

Omar Vélez López

¿Te imaginas tener la opción de ponerte una vacuna, segura y eficaz, que te proteja completamente de contraer el virus de inmunodeficiencia humana (VIH)? ¿Sabías que en Puerto Rico hay científicos que pudieran estar desarrollándola?  

Es posible que hayas escuchado sobre el virus de VIH, su transmisión y sus efectos negativos en el cuerpo humano. Este se transmite primordialmente por medio de fluidos corporales como sangre, semen y secreciones vaginales por medio de prácticas de riesgo como los son: el sexo sin protección, uso de jeringuillas, contacto con fluidos contaminados y por vía materno-infantil. 

Estar infectado con el virus del VIH es cosa seria. Según el Centro de Control de Enfermedades (CDC, en inglés), este virus destruye lentamente el sistema inmunológico del organismo y lo hace más propenso a infecciones graves y tumores. De no tratarse, las personas infectadas pudieran desarrollar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). 

Lamentablemente, aunque existen métodos de prevención como los profilácticos y las pastillas, las cifras de personas contagiadas con este virus en el mundo y en Puerto Rico son alarmantes. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, a finales de 2017, en el mundo había un estimado de 37 millones de personas infectadas con el VIH, de las cuales 48,016 vivían en Puerto Rico.  De esas personas, se estiman que dos personas se infectarán cada hora en Puerto Rico, y que unas 200 personas morirán anualmente por complicaciones asociadas  al SIDA. 

Por tal razón, se han desarrollado vacunas contra el VIH alrededor del mundo. Pero estos tratamientos no han sido capaces de desarrollar una respuesta inmune que proteja completamente a los humanos. Actualmente, los doctores José Lasalde-Dominicci y Abel Baerga-Ortiz, investigadores principales adscritos al Edificio de Ciencias Moleculares (ECM) de la Universidad de Puerto Rico, trabajan fuertemente en un proyecto para la producción de otro candidato a vacuna en contra del VIH.

El Dr. Abel Baerga, segundo de izquierda a derecha, y el Dr. José Lasalde, séptimo en esa dirección, con su equipo de investigación.

El Dr. Lasalde-Dominicci obtuvo un bachillerato y doctorado (Ph.D.) en Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico Recinto (UPR) de Río Piedras bajo la tutela de los doctores Gladys Escalona y José del Castillo.  Luego realizó varias preparaciones posdoctorales en las universidades de Stanford, University of California en Davis y en la UPR. “De esos estudios aprendí a trabajar con las técnicas moleculares que utilizo hoy”- afirmó Lasalde-Dominicci. De allí, comenzó su interés en investigar diversas moléculas con potencial terapéutico como lo son los receptores de acetilcolina y nicotina. Más tarde, le surge la oportunidad detrabajar con las proteínas que servirían como blanco para el desarrollo de la vacuna del VIH, proyecto que actualmente trabaja en su laboratorio. 

Por su parte, el Dr. Baerga obtuvo su bachillerato en Química y doctorado (Ph.D.) en Bioquímica de la Universidad de San Diego. Además, realizó su entrenamiento posdoctoral en la Universidad de Cambridge, Inglaterra.  Él nos relata que su amor por la ciencia surgió por la calidad excepcional de sus profesores y sus experiencias laborales. “Tuve excelentes profesores y las experiencias en la industria me trajeron aquí”- afirmó el doctor. Baerga-Ortiz es también profesor de la UPR, Recinto de Ciencias Médicas, donde investiga métodos para producir ácidos grasos en bacterias con fines comerciales. La importancia de su investigación se basa en producir ácidos grasos en bacterias, lo que lograría disminuir el costo y la acumulación de desperdicios sólidos asociados a la producción de los mismos. Estos ácidos grasos se pudiesen utilizar como fuentes alternativas de producción de energía, mejor conocidos como biocombustibles.

El Dr. Lasalde y el Dr. Baerga han unido sus esfuerzos en un proyecto que intenta crear una vacuna que proteja a las personas contra futuras infecciones por el VIH. “Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) nos ofrecieron un proyecto con células de ovario de hámster chino (CHO) que tenían insertado el material genético de una proteína del VIH llamada gp120”. “Esta proteína (gp120) fue aislada de un paciente de Tanzania que logró controlar el virus porque desarrolló anticuerpos que lo neutralizaran”. “Resultó ser buena para el desarrollo de un candidato de vacuna profiláctica”, sostuvo Lasalde-Dominicci. 

“Los investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos querían saber si éramos capaces de purificarla, analizarla químicamente y producirla a grande escala”, añadieron los doctores Baerga-Ortiz y José González (también adscrito al ECM de la Universidad de Puerto Rico). A través de la investigación realizada por el Dr. Lasalde-Dominicci, el Dr. Baerga-Ortiz y sus compañeros, se completó la primera fase del proyecto que produjo grandes cantidades de la proteína. Lasalde añadió: “Nos resta trabajar con la segunda fase, que es una fase de escalado, para producir aún más proteína y llevarla a estándares industriales”.

Sin embargo, los esfuerzos no se pueden quedar ahí, ya que además de lograr su producción masiva, gp120 debe ser reconocida por el sistema inmune y activar la producción de anticuerpos en el paciente. Finalmente, Lasalde recalca: “La idea de la vacuna del VIH es que luego que completemos todas las fases, esta proteína pudiera inyectarse en pacientes no infectados y los pudiera ayudar a prevenir alguna exposición por el virus”. 

Te estarás preguntando, ¿cuál es el impacto del desarrollo de este candidato a vacuna contra el VIH en nuestra ciencia? Si se logra desarrollar una vacuna efectiva en pacientes, pudiéramos estar presenciado la primera vacuna nacida en terreno boricua. Esto implicaría que pacientes que fuesen vacunados pudieran ser protegidos contra nuevas infecciones de este mortal virus. Además, tan importante como la creación de conocimiento en Puerto Rico, este proyecto ha permitido el desarrollo de enlaces de colaboración entre la UPR y la industria farmacéutica. 

¡Qué orgullo!, ¿no les parece? Pues sigamos criollizando la ciencia con #BoriCiencia.

Otras columnas de Bori Ciencia

💬Ver 0 comentarios