Julio A. Muriente Pérez

Tribuna invitada

Por Julio A. Muriente Pérez
💬 0

Venció la abstención

El gran vencedor de las elecciones del pasado 8 de noviembre lo fue la abstención. Cuarenta y cinco de cada cien electores inscritos—un total de 1,302,218 electores— no fueron a votar, cifra sin precedente en la historia moderna de Puerto Rico. De esos un sector, pero no la mayoría, ha emigrado.

Hay una crisis evidente de la credibilidad y pertinencia de los partidos políticos en Puerto Rico y un rechazo creciente a los procesos electorales. En términos generales, la mayoría del electorado rechazó a todos los partidos políticos—PNP, PPD, PIP y PPT— y optó por favorecer candidaturas independientes o por no votar. La muestra más elocuente de lo que decimos lo fue el extraordinario respaldo electoral que recibió José Vargas Vidot como candidato independiente al senado.

Para muchos el asunto era sencillo: si nos han impuesto una junta que es la que va a gobernar, ¿para qué perder mi tiempo yendo a votar?

Aunque se presenta a Ricardo Rosselló/PNP venciendo con un 42 por ciento de los votos, esa cifra se reduce a apenas un 22.6 por ciento del total de electores inscritos.  El suyo será un gobierno minoritario y no representativo, por más que se pretendan manipular las estadísticas.

El discurso a favor de la estadidad salió fuertemente derrotado. Ante la debilidad de su candidato, el PNP dedicó incontables recursos a exaltar la estadidad durante el último mes de la campaña electoral, intentando infructuosamente que sus seguidores se sintieran motivados a salir a votar. Así las cosas, la estadidad obtuvo un escuálido 22.6 por ciento de votos. Incluso el 42 por ciento de quienes votaron es una cifra bastante menor que lo que el PNP ha alcanzado en anteriores elecciones. Definitivamente, el respaldo del que goza la estadidad entre el Pueblo puertorriqueño es minoritario.

La contundente victoria de Carmen Yulín Cruz en San Juan constituye una gran derrota del anexionismo. Los electores del PNP en San Juan rechazaron a Leo Díaz e implementaron el voto mixto, que también tuvo un gran peso a nivel nacional.

El PIP obtuvo un reducido número de votos, aun cuando en esta ocasión logró aglutinar el respaldo de independentistas de otras organizaciones o no afiliados. Se hace evidente la necesidad de reconceptualizar la lucha de independencia en el plano electoral, rescatando como positivo el acercamiento que se dio durante los pasados meses entre diversos sectores del independentismo, lo que constituye un elemento indispensable para las luchas futuras. Ha sido importante, sin embargo, la elección de los compañeros Juan Dalmau y Dennis Márquez al Senado y la Cámara, respectivamente.

Se abren posibilidades para el desarrollo de un movimiento amplio, progresista y democrático, que enfrente con éxito a las anquilosadas estructuras partidistas y que una voluntades a favor de la descolonización y autodeterminación de Puerto Rico, en el cual podrían participar el sector independentista, los sectores independientes, sectores progresistas del PPD y otros sectores de nuestro Pueblo preocupados por el futuro de nuestra Patria. Es tiempo de lanzar puentes, de abrir espacios de comunicación, de hacer acercamientos, todo a favor de la Nación puertorriqueña.

De inmediato, se impone la mayor unidad patriótica y nacional para enfrentar a la Junta de Control Fiscal imperial, enemiga de todo nuestro Pueblo, que viene a empobrecer y a saquear, y a llenar los bolsillos de Wall Street y los fondos buitre.

Se anticipan tiempos de lucha y resistencia, frente al desenfreno de los anexionistas que quieren llevarnos al despeñadero y la victoria de Donald Trump y la extrema derecha neofascista en Estados Unidos. Conviene levantar la guardia desde ahora.

Otras columnas de Julio A. Muriente Pérez

miércoles, 3 de octubre de 2018

La culpa no es de la Policía

El catedrático Julio Muriente explica que el narco-Estado es un proceso accidentado y violento a través del cual la dimensión económica del narcotráfico desplaza al gobierno y las instituciones “legales” incapaces de asumir sus obligaciones

lunes, 17 de septiembre de 2018

Dios te salve, María…

El catdrático Julio Muriente señala que el ciclón destapó la mediocridad del oficialismo

miércoles, 22 de agosto de 2018

Nueva constitución de Cuba: más de lo mismo y más

El catedrático Julio A. Muriente Pérez declara que la nueva constitución cubana se concibe para reafirmar, fortalecer, mejorar y elevar la eficiencia del carácter socialista de Cuba

💬Ver 0 comentarios