Ethel Ríos Orlandi

Tribuna Invitada

Por Ethel Ríos Orlandi
💬 0

Venta de aeropuertos

En medio de una economía estructuralmente fallida, de crisis de gobernanza e infraestructura, exacerbadas por el paso de huracanes, vale preguntarse: ¿con qué recursos contarán las futuras generaciones para organizar su sociedad en lo que es ahora “nuestro” país? ¿Cuántas opciones para su desarrollo económico y social les hemos tronchando con nuestras acciones e inacciones, ejecutadas colectiva e individualmente? El panorama se torna más desalentador al examinar políticas, prácticas y decisiones de gobiernos anteriores, y las prácticas y tendencias de la cosa pública del actual gobierno.

Se podrían abordar muchos temas, tales como el gobierno por decreto, la ausencia crasa de acceso a la información y transparencia en la gestión gubernamental y legislativa, la tolerancia a la corrupción como práctica casi intrínseca a la gestión pública, inviable sin la participación de ciudadanos particulares y corporativos), y la desprotección de reservas naturales y de terrenos agrícolas.

Sin embargo, la noticia de la venta de tres aeropuertos regionales trae de nuevo a la mesa el traslado de haberes del pueblo de Puerto Rico a los mercados de bienes y servicios, dejando el bienestar común vulnerable ante sus vaivenes. Estos, a su vez, operan en un ambiente dependiente del comportamiento de mercados financieros globalizados, poco suceptibles a transformaciones desde el nivel local. Para todo propósito práctico, las ventas de haberes del gobierno son irreversibles. Cualquier adquisición futura del haber vendido estaría sujeta, evidentemente, a las condiciones de mercado imperantes en el momento de la compra-venta.

Por otra parte, según informara este periódico, la operación de un aeropuerto en los predios de cualquiera de los aeropuertos vendidos, requeriría solicitar la autorización pertinente a la Administración Federal de Aviación. Estamos ante la venta de terrenos en un mercado de compradores, probablemente, con una pobre rentabilidad de la transacción.

No se han celebrado vistas públicas para auscultar otros usos productivos para los terrenos de los aeropuertos, por ejemplo, como elemento de inversión en el marco de un desarrollo regional sostenible, con un fuerte componente de economía social.

Podríamos preguntarnos si la decisión de vender los terrenos del aeropuerto de Fajardo guarda más relación con la especulación en el mercado de bienes raíces que con la protección del bienestar del pueblo.

Otras columnas de Ethel Ríos Orlandi

jueves, 11 de enero de 2018

Venta de aeropuertos

La profesora Ethel Ríos Orlandi critica la propuesta de venta de aeropuertos regionales

💬Ver 0 comentarios