Gustavo Vélez

Tribuna Invitada

Por Gustavo Vélez
💬 0

¡Vete ya infame 2017!

Quedan pocos días para que por fin despidamos, uno de los años más duros e infames que hemos tenido en tiempos recientes.  A manera de desafiar la aparente resignación colectiva que percibo de vivir sometidos a la conformidad y mediocridad institucional, comparto esta reflexión con el ánimo de despertar un poco de inspiración y deseos de cambios para el 2018.

El 2017 marcó el año número diez de la gran depresión puertorriqueña, y comenzó con la entrada de un nuevo gobierno, que es el quinto que estrena el país desde 2001.  Hemos tenido cinco gobernadores en menos de dos décadas, que nos deja saber muy claramente el desafío que representa la ingobernabilidad. Como los cuatros gobiernos anteriores, el que estrenamos en enero, llegó con muchas promesas de reformas y cambios, que doce meses después parecen cada día mas lejanas de implementar.

El 2017, será recordado como uno muy duro para todos los puertorriqueños, ya que fue el año en el cual Puerto Rico se convirtió en el primer gobierno estatal dentro de la jurisdicción federal en radicar una quiebra y cuatros meses mas tarde nos golpeó el peor huracán en la historia de los Estados Unidos.

De manera cronológica, el 2017 comenzó con un gobierno ávido de implementar reformas y cambios a la forma de gobernar.  En los primeros tres meses, el nuevo gobierno fue capaz de aprobar importante legislación programática, como la reforma laboral, el empleador único, y la reforma al modelo de permisos.  También se aprobó legislación para reformular el modelo de promoción turística y de inversión con la participación del sector privado. 

En marzo 13 de 2017, luego de un intenso proceso de discusión con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), se logró aprobar el Plan Fiscal que según la Ley PROMESA, ordenaría el proceso de reestructuración financiera del gobierno de Puerto Rico. 

Dos meses más tarde, en mayo 1 primero de 2017, ocurrieron dos cosas terribles.  Una manifestación pública en las avenidas de Hato Rey se convirtió en una violenta confrontación que convirtió en una verdadera “zona de guerra” el distrito financiero conocido como la “Milla de Oro”.

Ese mismo día, la JSF autorizaba al gobierno a acogerse al título 3 de PROMESA, lo que formalizó la quiebra del gobierno y el envío de $50,000 millones de la deuda pública a un proceso de quiebra territorial, incluyendo la deuda constitucional.

Un poco más tarde, la JSF autorizaría a que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), se acogiera al proceso de quiebra. En la actualidad, el 71% de la deuda pública de la Isla está dentro del título 3. 

Así llegamos al verano, y la economía continuaba sin dar síntomas de mejoría, y el cuadro fiscal se deterioraba grandemente. A pesar del Plan Fiscal, y las medidas de austeridad fiscal no se producían los ahorros esperados.  Entrando agosto, empezaron las primeras diferencias entre el gobierno y la JSF, ante lasexigencias del ente supervisor de que el gobierno implementara una reducción en la jornada laboral del gobierno y la posibilidad de que no se pagara el bono de navidad en diciembre de 2017.

En medio del forcejeo entre la JSF y el gobierno, en septiembre 7 nos pasó el primer huracán categoría cinco por la costa norte, sin ocasionar muchos efectos negativos.  Sin embargo, dos semanas después no tuvimos la misma suerte, y el 20 de septiembre, el destructivo huracán “María”, nos cruzó diagonalmente, del sureste hacia el noroeste, causando la peor destrucción que hayamos visto del huracán San Felipe en 1928.

Las semanas subsiguientes, Puerto Rico quedó devastado y literalmente paralizado. Colapsó el sistema energético, se afectó el funcionamiento de las telecomunicaciones, los suministros de comida y de gasolina, fueron trastocados creando un gran desasosiego entre la población.

La tragedia sirvió para que el alto liderato político de Estados Unidos viajara a la Isla, incluyendo una corta y controversial visita del presidente Donald Trump en octubre 4.

Por estar en el ojo mediático nacional, el liderato político de Washington se desbordó en palabras y promesas de ayuda al pueblo puertorriqueño, que muy pocas se han materializado.    

Sin embargo, paradójicamente, mientras el “solidario” liderato congresional se paseaba por las zonas devastadas con los políticos locales, tomándose “selfies”, allá en Washington se cocinaba una reforma contributiva federal que alteraría los beneficios contributivos que históricamente ha gozado la Isla. A pesar de las advertencias del efecto económico sobre la economía, y el cabildeo gubernamental y privado, Puerto Rico quedó fuera de la reforma contributiva que Trump convirtió en ley, el 22 de diciembre.

Al cierre del 2017, quedó en el aire, otra pieza legislativa federal que allegaría fondos adicionales para el Medicaid y un préstamo del Tesoro Federal al gobierno local de $4,900 millones.

Dicen un refrán que lo que no te mata te hace más fuerte.  El 2017 nos puso aprueba en todos los sentidos, también nos dejó saber que estamos solos, aprovechemos esa soledad para construir nuestras propias soluciones y forjar nuestro propio destino.  

Otras columnas de Gustavo Vélez

sábado, 1 de diciembre de 2018

Inteligencia artificial y su impacto económico

Esta semana tuve la oportunidad de participar de un foro auspiciado por Microsoft Puerto Rico, sobre la Inteligencia Artificial (IA). La isla fue escogida por esta empresa como uno de los destinos globales para analizar las tendencias del IA y sus efectos económicos.

sábado, 17 de noviembre de 2018

China, República Dominicana y Puerto Rico

Durante los pasados doce meses, he estado visitando la República Dominicana (RD) como parte de la expansión mi firma de asesoría al vecino país. El viaje más reciente lo hice durante la primera semana de noviembre. Cuando salí de Puerto Rico, los temas “estratégicos” eran la legalización de las tragamonedas, la creación de una pensión Cadillac a los alcaldes, y la institucionalización de las sucesiones monárquicas en los ayuntamientos municipales.

martes, 13 de noviembre de 2018

La revolución de Julia Keleher

Gustavo Vélez aconseja, como ciudadano, que lejos de criticar en el vacío, buscar la manera de aportar a los cambios y al mejoramiento de las escuelas públicas

viernes, 9 de noviembre de 2018

Economía en gobierno compartido

El economista Gustavo Vélez comenta potenciales cambios en asuntos económicos en la capital federal ante el nuevo panorama político tras las elecciones de medio término efectuadas este martes

💬Ver 0 comentarios