Ariel Orama López

Buscapié

Por Ariel Orama López
💬 0

Via

Via es de esos personajes que impregna su olor en nuestra memoria. Su nivel de anonimato -casi imperceptible a nivel microscópico incluso para su familia- la llevó a optar por el camino tras bastidores, en vez de elegir sus sueños más preciados.

Via reconoce que para su familia existen otras prioridades, y las entiende: la homeostasis de su sistema es -y debe ser, vocifera su mente- su máxima prioridad. Hasta que todo cambia.

Mientras observo las fotografías icónicas de Jack Delano inspiradas en los ferrocarriles y su amplio "caminar" por horizontes insospechados, pienso: ¿existirán razones para explorar y convertir en nuestra razón de existencia aquello que se nos ha otorgado como misión de vida o vocación, alias halo de vida?

Quienes tuvimos la oportunidad de deleitarnos con el filme "Wonder", sabemos que el poder innegable de nuestros sueños está ligado a un inevitable salto cuántico a lo desconocido: no importan las limitaciones. A través del personaje de Via, podemos descubrir que la opción de dedicarte a lo que amas -descubierto o no- es la única “Vía” para descubrir tu potencial y aportar desde la felicidad.

Hay quienes efectúan todo lo contrario. Y tenemos "zombies" ofreciendo terapia sin tener vocación para ello. Profesores que destilan dejadez y veneno en vez de procesos formativos; matrimonios movidos por la costumbre y líderes en posiciones clave sin un sentido de dirección.

La hora de elegir ser protagonistas -sea Puerto Rico o cualquiera de sus hijos- no debe postergarse. Nos merecemos reflexionar sobre los pasos futuros y hasta aprovechar lo vivido para ya, de una vez, elegir lo que somos, en todo el espectro de las identidades. Sobrevivientes, guerreros: nada de victimizaciones.

¿Y si nos quedamos o nos vamos? Eso es cuento de cada cual.

Las agallas, en dónde y el cómo las generaremos desde el tuétano.

Otras columnas de Ariel Orama López

💬Ver 0 comentarios