Karlo Malavé Llamas

Tribuna Invitada

Por Karlo Malavé Llamas
💬 0

Victoria judicial para la comunidad científica

En febrero de 2017, Edward Scott Pruitt asumió la posición como el décimocuarto administrador de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés). Desde su designación hasta el presente la incomodidad, dudas e investigaciones por las irregularidades que se le imputan son la orden del día.

Pruitt es muy conocido por sus posturas escépticas respecto al cambio climático y el protagonismo antropogénico que la comunidad científica le atribuye. Hasta mayo del 2018 tenía sobre sus hombros 12 investigaciones diligenciadas por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, el Inspector General de la EPA, la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca y dos comités de la Cámara sobre sus gastos, conflictos de intereses, secretismo extremo y las prácticas de manejo administrativo en la agencia que dirige. Aunque podríamos discutir en detalle cada una de estas investigaciones, además de algunas de las polémicas y las competencias de esta persona para dirigir tan importante agencia, esto no es lo que me lleva a escribir estas líneas.

El 1 de junio de 2018, el juez Beryl Howell, jefe de la Corte de Distrito de Columbia, le ordenó a Pruitt que debe presentar los datos, en o antes del 11 de julio, que apoyan su postura en la que indica que: los seres humanos no son la causa principal del cambio climático o del calentamiento global. Esta sentencia es una victoria para la comunidad científica, para todos los ciudadanos en EE.UU. y sus territorios, así como una lección para gerenciales de alto nivel.

En la comunidad científica nos beneficiamos de esta sentencia ya que, por fin, nos están poniendo a debatir en la misma categoría pues, hasta ahora, el debate era uno muy injusto. A los científicos se nos requerían datos que eran confrontados con opiniones o creencias. Para algunos las opiniones o creencias son suficientes y sin más argumentación deben ser respetadas o aceptadas. En cambio, el científico se rige por evidencia científica, repeticiones de pruebas, que los datos sean homólogos al ser realizados por distintos investigadores y que los datos validados sean publicados. A pesar de esto, ciertas personas, por intereses propios, por falta de competencias científicas, por desinterés o desdén no le dan la importancia que esto amerita.

Científicamente hablando las opiniones o creencias son irrelevantes. Los postulados científicos se evalúan, analizan, se aceptan o se rechazan con nueva evidencia. El segundo y tercer punto se amalgaman debido a que esta sentencia alecciona a los gerenciales y administradores de distintas agencias e instituciones (públicas y privadas) a que sus posturas sólo son relevantes si van acorde con la misión, visión y objetivos de la agencia que dirigen y si están sustentadas con evidencia. No podemos utilizar nuestras posiciones o puestos para adelantar posturas individuales y menos si afectan al público que afirmamos proteger. Posiciones como las que postula el Pruitt ataca la fibra de leyes y reglamentos como los de Agua Limpia (CWA, por sus siglas en inglés) y Aire Limpio (CAA, por sus siglas en inglés) entre otros, afectando de forma directa a los ciudadanos.

Respecto a este punto sobre el cambio climático quiero compartirles que el 97% de los climatólogos o científicos estudiosos del clima que reciben Fondos Federales Competitivos para Investigación y publican en revistas profesionales arbitradas concluyen que, el impacto antropogénico es la razón más importante y principal del cambio climático y el calentamiento global. Este grupo de profesionales está respaldado por más de una veintena de agencias y asociaciones profesionales entre las que cabe destacar la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS), la Sociedad Americana de Química (ACS), La Asociación Americana de Médicos (AMA), la Sociedad Americana de Meteorología (AMS) entre otras. Con esto pretendo solicitar a los ciudadanos que lean, evalúen y analicen los datos que a diario se publican en revistas arbitradas sobre calentamiento global y otros temas y lleguen a conclusiones sustentadas por datos, no opiniones.

💬Ver 0 comentarios