Victoria Muñoz

Punto de vista

Por Victoria Muñoz
💬 0

Victoria Muñoz: carta abierta al pueblo de Puerto Rico

Los valores esenciales de un pueblo requieren su constante defensa. El silencio ante el atropello de estos conduce a la pérdida de nuestras libertades. Entre los grandes valores de nuestro pueblo está su democracia, que defiende la igualdad de todos los puertorriqueños más allá de líneas partidistas. 

El proyecto de Ley Electoral que pretende aprobarse sin gran discusión, sin consenso y a la trágala es un atentado directo de un liderato político para perpetuarse en el poder. Nada más ajeno a la democracia. A menos de un año de las elecciones este proyecto atenta contra nuestra democracia misma. Elimina el principio primordial de la intención del elector, permite a personas que no viven en Puerto Rico decidir las elecciones y elimina las garantías contra el fraude electoral.

Mi padre, Luis Muñoz Marín, quien entendió como nadie a su pueblo en sus grandes luchas y esperanzas expresaba: 

“[D]emocracia definida como la igualdad esencial de las gentes que nacen, viven y se mueren; democracia definida como la ignorancia igual de todos ante la muerte; democracia definida como la dignidad igual de todos ante la vida; democracia de este modo definida, tiene que llevar a los que alcancen a comprenderla, a que las superioridades superficiales y transitorias se usen, no para aprovechar y ahondar esas superioridades superficiales y transitorias, sino para compensarlas, para igualarlas”.

Este proyecto distancia al pueblo de sus gobernantes queriendo imponer a los oficiales electos sobre quienes los eligen. 

Especial cuidado y prudencia merece no trastocar unilateralmente las reglas electorales para beneficio de un particular partido político. La confianza de un pueblo en sus procesos electorales es factor imprescindible para una buena y eficaz democracia. El proyecto de ley electoral que pretende aprobar la legislatura carece de la más elemental confianza del pueblo de Puerto Rico.  

Hay que luchar por las grandes causas de nuestra democracia. No permitas que te quiten el valor de tu voto diluyéndolo con triquiñuelas y subterfugios que podrán sonar bonitos pero que en realidad son demagógicos y debilitan tu voluntad. La democracia se defiende día a día con nuestras acciones.

Hoy nos toca defenderla a todos.


Otras columnas de Victoria Muñoz

💬Ver 0 comentarios