José Caraballo Cueto

Tribuna Invitada

Por José Caraballo Cueto
💬 0

Visas y mercadeo para el turismo en Puerto Rico

La recuperación económica de Puerto Rico necesitará que todos los sectores se fortalezcan, siendo uno de ellos el turismo: industria importante en una isla caribeña. El gobierno federal, el Gobierno local y el sector privado pueden ayudar a mejorar el posicionamiento de Puerto Rico como destino mundial, pero tienen que reenfocar sus estrategias.

El Caribe es el segundo destino turístico del mundo y Puerto Rico llegó a liderar la región caribeña hace muchos años. En la actualidad, la mayoría de los turistas que recorren Puerto Rico son locales o de la diáspora, lo cual es loable pero refleja la incapacidad de Puerto Rico de posicionarse como un destino turístico ante el mundo. En los últimos años ha habido un auge en turistas de crucero, pero son raras las veces que éstos salen del casco sanjuanero.

Al gobierno federal, por un lado, no le costaría prácticamente nada incluir a Puerto Rico en un programa de exención de visado como el que disfruta Guam y las Islas Mariana del Norte, ambos “territorios” de EE.UU., desde el año 2009. Los requisitos de visa son una de las barreras mayores para atraer turistas de distintos países, en especial de Asia (el 20% de los turistas a nivel mundial pronto serán de China). Cuando se comparan las visitas de Guam y las Islas Mariana del año 2008 a 2015, se nota un aumento de 23% y 21%, respectivamente (ver datos del Banco Mundial). Mientras, en Puerto Rico las visitas en 2008 totalizaron 3.7 millones y 3.5 millones en 2015, para un decrecimiento de -5.4%. Si aumentamos el número de visitantes por 15%, en trabajos anteriores calculé que la actividad económica directa representaría unos $568 millones y la actividad económica indirecta representaría otros $477 millones. El total de empleo generado en Puerto Rico sería 8,520.

Por otro lado, el Gobierno local y el sector privado deben promocionar mejor otros atractivos del turismo local tales como los festivales locales (más allá de las sanjuaneras Fiestas de la Calle San Sebastián), el senderismo (“hiking”) y el ecoturismo, entre otros. Atraer turistas norteamericanos para el Viejo San Juan, Isla Verde y el Yunque es necesario pero insuficiente para posicionar a Puerto Rico como destino turístico líder.

¿Cuántos turistas de Europa y Chile, quienes no necesitan visado turístico en la actualidad, conocen el Cañón de San Cristóbal, Caja de Muertos o los paradores que incluyen las comidas a precios competitivos en Puerto Rico?

Para mejorar la posición mundial de Puerto Rico, el sector privado y el Gobierno deben capacitar a empresarios y empresarias que tengan un concepto de negocio sub-óptimo. ¿Cuántos paradores y compañías de excursiones saben que, más allá de crear una página de internet, pueden anunciarse en motores de búsquedas y en las redes sociales para que el turista pueda conocerlos sin necesidad de referencias? ¿Cuántos turistas locales y extranjeros saben que hospedarse en Puerto Rico para una familia de cuatro personas es más económico (con excepción de unos hoteles muy lujosos) que hospedarse en Aruba o en Miami Beach? De hecho, a una familia puertorriqueña le cuesta menos hospedarse en algunos hoteles de Río Grande que viajar a Punta Cana a un hotel similar, cuando se considera el costo total. Un ejemplo de las estrategias sub-óptimas de mercadeo se percibe cuando otros destinos establecen los precios por personas mientras aquí anuncian el precio de la habitación: al ojo del consumidor, es más atractivo pagar $220 por persona que $440 la habitación, aunque matemáticamente sean equivalentes.

¿Cuántos turistas conocen los paradores ubicados en la zona montañosa, idóneos para hacer expediciones? ¿Cuántos restaurantes exclusivos del interior, ya famosos por el “chinchorreo” de los fines de semana, son promocionados efectivamente para atraer turistas durante el resto de la semana? ¿Cuántos turistas conocen el río Tanamá, el Salto Curet, Toro Negro, la Ruta de la Longaniza, Charco Azul y los Baños de Coamo, entre otros? ¿Cuántos turistas conocen de opciones locales de transportación como “Jaime” o “Boritaxi”? ¿Cuántos estudiantes extranjeros en Estados Unidos y otras personas con restricciones para salir de la jurisdicción estadounidense, saben que pueden viajar a Puerto Rico sin necesidad de visas adicionales? ¿Cuántos turistas saben que los crímenes violentos en muchas zonas fuera del área metropolitana son más bajos que en la mayoría de los países? Por ejemplo, la tasa de crímenes violentos en la zona noroeste es más baja que en países como Finlandia o estados como California (ver estadísticas del crimen del OECD).

Ojalá cambiemos de estrategias para volver a posicionar a Puerto Rico en el liderato del turismo caribeño.

Otras columnas de José Caraballo Cueto

viernes, 14 de septiembre de 2018

Dudas con las leyes de cabotaje

El economista José Caraballo Cueto acoge y refuta algunos argumentos presentados en propaganda vinculada a sectores que se benefician de la vigencia de las leyes de cabotaje en Puerto Rico

lunes, 20 de agosto de 2018

Desigualdad en la reconstrucción

El profesor José Caraballo Cueto analiza los desafíos de la reconstrucción del país ante la austeridad draconiana

jueves, 12 de julio de 2018

¿Qué causó la crisis de deuda?

El economista José Caraballo Cueto expresa que el diagnóstico incorrecto de la deuda llevó a recetar la Junta de Control Fiscal, las reformas laborales y la austeridad, las cuales no han sacado de la crisis a Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios