Johnny Rullán

Tribuna invitada

Por Johnny Rullán
💬 0

Visión Salubrista ante la crisis fiscal

Una onza de prevención vale más que una libra de cura y que una tonelada de rehabilitación.

Puerto Rico tiene la oportunidad de rehacer su plan de salud integrando los requisitos salubristas de sus cinco sistemas de prestacion de servicios de salud. O sea, Medicare (los envejecientes e incapacitados -son 12%), comercial (los de privado- son 40%), Medicaid (los pobres - son 40%), los empleados federales (son 3%) y los no asegurados (los que van a sala de emergencia sin plan médico - son 5%). Este 100% deberá tener requisitos similares para estandarizar la calidad de servicios a través de nuestra isla con un componente individual y un componente sistemático.

Primero, el Departamento de Salud gastará su dinero estatal para fortalecer su infraestructura y establecer un grupo selecto de servidores públicos de carrera basado en mérito y ejecutoria. El dinero federal se usará para fortalecer los programas de salud que complementen nuestras prioridades establecidas en el ambito individual y el sistemático.

Las cinco áreas prioritarias a nivel individual se derivan de nuestro perfil epidemiológico de morbilidad (enfermedad) y mortalidad. Son los siguientes:

1) enfermedades crónicas no controladas

2) embarazo en adolescente no planificado

3) mal uso social del alcohol

4) adictos a drogas (heroina, cocaina y benzodiazepinas)

5) desórdenes de sueño

El problema es que, si no implementamos politicas públicas pragmaticas y eficientes en las cinco áreas, vamos a seguir pagando la tonelada de rehabilitación en vez de la onza de prevención.

Los datos son claros:

1)85% de nosotros no hacemos ejercicios rutinarios y no comemos salubale

2) cerca de 20% de los embarazos son en adolescentes no  son planificados

3) 6% de nosotros abusa del alcohol (cinco tragos o más de una sentada) y otro 6% es alcohólico enfermo

4) 3% de nosotros somos adictos a heroína, cocaica o benzodiazepam

5) 30% de nosotros no dormimos bien y al otro dia tenemos que guiar, trabajar y criar una familia

La política pública a implementar necesita que los cinco sistemas de prestación de servicios prioritizen de forma indidualizada en estas cinco áreas de forma sincronizada.

Tenemos que movilizar al 85% de nosotros a hacer rutunas de ejercicios y buena nutrición en el trabajo, la escuela, la iglesia y centros comunitarios. Tenemos que establecer programas efectivos para disminuir los embarazos en adolescentes mediante intervenciones familiares, programas educativos y contraceptivos efectivos a tiempo. Tenemos que aprender a socializar sin alcohol en actividades sociales, partidos deportivos y celebraciones familiares. De igual manera, tenemos que intervenir con los adictos a droga mediante medicalización y apoyo directo para ayudar a salir de su círculo vicioso y tenemos que aprender a relajarnos y bajar las revoluciones una hora antes de dormircon lectura y meditación espiritual, en vez de televisión en el dormitorio.

A nivel sistemático, el gobierno de Puerto Rico tiene que ofrecer un sistema de salud con o sin fondos federales para los medico-indigente. Por lo tanto, como las capas de cebolla, vamos añadiendo personas, según los fondos federales disponibles para los 1.2 millones médico -indigentes pobres (tarjeta de salud sin deducibles); los 300,000 medico-indigentes - menos pobres (tarjeta de salud con deducibles) y los 100,000 transitorios médico-indigentes (tarjeta de salud temporera con deducibles)

Ahora que hemos adoptado el modelo de cuido basado en el paciente, es importante recalcar las necesidades básicas que toda persona debe tener en un plan médico, sea cual sea (Medicare, comercial, reforma, empleado federal):

1)   Toda persona deberá tener un médico primario que organize su expediente médico en forma electrónica y que sea transferible a usted, su cuidador o su especialista de preferencia

2)   Toda persona deberá tener una visita en los primeros tres meses del año con su médico primario para planificar de forma proactiva un plan para mejorar su salud durante el año en curso

3)   Toda persona adulta deberá tener por escrito, en caso de una emergencia, sus directrices avanzadas para donar órganos, medidas heroícas a ser practicadas (intubación, resuscitación cardiopulmonar), su deseo de cremación o no.

4)   Toda persona deberá seguir el plan preventivo establecido por edad/sexo del US Prevention Task Force para poder seguir teniendo cobertura de plan médico de salud vigente.

5)   Al final de noviembre de cada año, el gobierno deberá medir y compartir con la ciudadanía cómo vamos mejorando en los cinco renglones de las áreas prioritarias hasta que consigamos los resultados de que "una onza de prevención vale más que una libra de cura y que una tonelada de rehabilitación".

En estos tiempos de crisis llegan las oportunidades. Basta ya de "hablar el discurso de prevención" y vamos a implementarlo para poder tener recursos para todos sin tener que depender de fondos federales. Si los fondos federales llegasen, entonces se deben usar para complementar las cinco áreas prioritarias y juntas (la onza de prevención y los fondos federales) usarlos sabiamente para disminuir el sufrimiento de la pobre salud que afecta a tantas familias puertorriqueñas.

Recursos existirán, es cuestión de prioritizarlos a tiempo entre el individuo y el sistema con un plan proactivo de salud.

Otras columnas de Johnny Rullán

jueves, 30 de agosto de 2018

Las muertes de María reclaman

Un grupo de médicos recomienda cambios en el gabinete ante señalamientos del informe de George Washington University sobre deficiencias asociadas a miles de muertes tras el impacto del huracán María

💬Ver 0 comentarios