María Alejandra Castillo

Punto de vista

Por María Alejandra Castillo
💬 0

Vivir pa’ dentro: lo positivo de la cuarentena

Todos estamos en el mismo bote, como bien dirían por ahí. Nos vemos ante una situación de emergencia mundial que no discrimina ante nacionalidad, edad ni status social. ¿Pero qué realmente representa este frenazo global? A pesar de las innumerables vidas que ha cobrado el coronavirus, hay que destacar que las naciones se han unido con un mismo propósito: sobrevivir. Las luchas económicas y las guerras han quedado en un segundo plano.

Este inminente “hold your horses” a la vida cotidiana pre-cuarentena ha sembrado una semilla de positivismo en mí. Necesitaba frenar mi ritmo de vida:  amanecidas innecesarias, juntes con personas insípidas y situaciones que desvían el foco de mi atención. No sé cómo pensarán otros millennials, pero al menos yo me he sorprendido planificando mi futuro a base de esta nueva realidad. Ya no hay gratificación instantánea de comprar compulsivamente ni de aumentar en “likes” porque nos estamos enfrentando a la necesidad de vivir pa’dentro.

He estado en mucho silencio; un ejercicio difícil para la revoltosa e incansable juventud. Para esquivar el aburrimiento salíamos a la calle a dar cualquier vuelta. Se había convertido en tic nervioso abrir el celular para ver el Instagram. La comunicación de tú a tú consistía en una burbuja de mensajes triviales y efímeros, hasta ahora.

¡Recibamos el aburrimiento con brazos abiertos! El celular ya no da la talla para distraerme, con excepción de aquellos videos creativos que me alegran el alma. No hay nada nuevo que ver en tu entorno de conocidos sociales porque no hay nada de qué presumir, salvo aquellos que compartan sus talentos. Sin embargo, mi amigo el “celu” se ha convertido en uno de mis programas de educación continua favoritos. Es tarea de todos adoptar el silencio como pie forzado para la reinvención interior.

Prescindir de lo accesorio supone una diferencia positiva entre los períodos “A.C.” y “D.C.” (antes de coronavirus versus después de coronavirus). Las distracciones siempre estarán ahí para acecharnos. Vivir pa’ dentro permitirá la metamorfosis que tanto necesitamos.






Otras columnas de María Alejandra Castillo

💬Ver 0 comentarios