María de Lourdes Lara

Tribuna Invitada

Por María de Lourdes Lara
💬 0

Voces silenciadas y del encuentro

La voz posibilita el acceso a la palabra que potencia o destruye. Es la acción que abre la ruta al encuentro, al acuerdo. También obstaculiza, engaña y aleja la esperanza de la paz. Para esta especie, la palabra dicha, escrita, representada en movimientos y hasta en silencios, es más que una capacidad de comunicación; es la vida íntima y colectiva que escribe nuestra historia, que surca las huellas que dejamos al mundo.

La palabra es derecho humano; algo que apenas empieza a reconocerse y a respetarse. Todavía para algunos, poderla expresar como mandato democrático es casi un sacrilegio. Quedan muchos que todavía la ven como privilegio de pocos, que por clase social, origen, género, por ideas políticas o religiosas, se abrogan el poder de expresarla. Esos sacerdotes de la inquisición contemporánea están en otros templos: en los partidos políticos, en las comunidades, en universidades, en los medios de comunicación y en asociaciones de todo tipo. También están en nuestro gobierno local y en el Congreso. Son los que silencian, censuran y someten la voz ciudadana.

Silenciar las diferentes voces, so color de representarlas, de decir hablar por ellas o entender que la gente no puede desarrollar ese “don” que sólo ellos creen tener, ha generado mucha violencia en Puerto Rico. Ha promovido la marginación y la violación de muchos derechos, creando un caldo de desigualdad e inseguridad social que ahora hace huir como exiliados a muchos o a quedarse en guerra diaria al resto. Ha hecho insostenible la convivencia, la solidaridad y ha castrado el futuro de nuevas generaciones.

¿Qué tal si decimos basta ya de honrar la voz destructiva, levantando en alto la voz diversa y creativa de nuestra ciudadanía? Esa que, en diferencia y tensión, abre espacios para el acuerdo y la inclusión de acciones que atiendan necesidades sentidas de este joven país que aspira a ser democrático. Hace poco leí sobre el proyecto Escenarios Bogotá 2025 (http://www.2025bogota.com.co). Esta estrategia busca gestar un plan de trabajo a 10 años para ordenar y desarrollar la ciudad de Bogotá, capital de Colombia, para sus habitantes. Sabiendo que las personas son y piensan de diversas maneras, están convocando a todos los habitantes, que rondan los 9 millones de personas, a imaginar y diseñar ese futuro posible. Iniciaron el proyecto reuniendo a varias decenas de representantes del sector empresarial, académico, funcionarios públicos, estudiantes, miembros de organizaciones internacionales y líderes del tercer sector, para dialogar y trabajar los retos que puede enfrentar la ciudad en los próximos diez años. La pregunta era sencilla: Si el futuro de la ciudad depende del liderazgo, ¿cómo lo vamos a liderar cada uno de nosotros? Luego de varios meses la respuesta de este grupo se presentó en una propuesta de diálogo y participación ciudadana amplia. En un proceso innovador y provocativo, presentaron tres metáforas que ilustran posibles liderazgos y sus consecuencias: el paso de los cangrejos, el vuelo de los gansos y el panal de abejas. Apliquemos esta pregunta al caso de Puerto Rico: Nuestra situación actual de desencuentros y de imposibilidad de diálogos que generan acuerdos se parece al paso de los cangrejos, que caminan de lado a lado, se chocan y tienen sus palancas listas para defenderse o atacar. ¿O, podría nuestro liderazgo moverse como los gansos? que se turnan y comparten el timón del vuelo para descansar y lograr llegar al destino que buscan todos? ¿Mejor, nuestro liderazgo podrá funcionar como un panal de abejas; con un liderazgo institucional legitimado y un trabajo ordenado y en equipo para lograr un bien común? ¿Qué voces necesitamos para salir de la crisis? ¿Qué diálogo necesitamos sostener juntos?

Otras columnas de María de Lourdes Lara

viernes, 7 de septiembre de 2018

La última libertad humana

La sicóloga social comunitaria María de Lourdes Lara reflexiona sobre la importancia de conversar, con pausa y respeto, y de elegir por la humanidad en tiempos turbulentos de carencias y sometimientos.

lunes, 23 de julio de 2018

La violencia nuestra de cada día

La psicóloga María de Lourdes Lara indica que la violencia en Puerto Rico se puede erradicar con las medidas adecuadas

💬Ver 0 comentarios