Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Volver a lo básico

Aquello de que todo pasado es prólogo, aunque no mejor necesariamente, es goma de mascar para los que nacimos poco después de la Segunda Guerra Mundial, entre mediados de los 40 y los 60, que en inglés llaman ‘baby boomer’, título que por desgracia recae también en Donald Trump, el presidente 45 de USA y más antipático de su historia, y quien vomita hiel por su boca de pez chopa.

Esta generación se crió con cosas naturales y esenciales, que ahora han renacido por culpa de María, que ha dejado un huracán de carestía de elementos básicos en esta era de consumismo desmedido y de placeres, a veces, innecesarios. 

Acabo de leer en El Nuevo Día que tablas de lavar ropa, antenas análogas de TV y estufas de gas valen oro, cuando estaban en desuso hacía décadas; pero la gente se las ingenia para imitarlas y lo que es mejor aún: agua al tiempo para beber por falta de hielo, velas por linternas, ya que las pilas escasean; pan solo, sustituyendo la saliva la mantequilla; café instantáneo frío y sin azúcar; en fin, el ingenio obliga a reemplazar lo moderno, y seguramente por lo que resta del año e inicios del próximo.

Asimismo, hacer filas largas y tediosas no estaba en la contemporaneidad, y menos en las sucursales bancarias; ni tampoco buscar señales telefónicas para móviles a la vera de las autopistas; o sea, que es peor el sufrimiento para las Generaciones X, que no logra desprenderse de las culturas organizacionales; la Y o Millennials, que no conciben la realidad sin tecnología; y la Z, esta última para los que vieron la luz primera en 1995 o más tarde, que gustan de ser nativos digitales y no pueden subsistir sin Google o cualquier entorno virtual.

Los abuelos y padres, pues, tenemos el deber y la responsabilidad de enseñarles ahora a los Y y Z que el ABC de lo elemental y primordial no hiere, y menos mata; y que a falta de pasta dentrifica un cepillo con jabón sabe amargo, pero limpia dentaduras; y lo mejor de todo: el sacrificio no significa martirio o inmolación, sino necesidad perentoria y punto. 

Otras columnas de Chu García

lunes, 16 de octubre de 2017

Tommy Velázquez: premiado su liderazgo

Ahora que el sóftbol mundial se mueve al compás del puertorriqueño Tommy Velázquez, que derrotó al canadiense Dale McMann, 51-37, que ponía en juego su presidencia, es bueno recordar que ha habido muchos líderes del patio con vicepresidencias en federaciones internacionales, incluso un presidente adjunto de la FIDE, el ingeniero Narciso Rabell Méndez, de San Sebastián, fallecido en 2013, durante el cuatrienio 1970-74, pero que perdió el sitial de honor ante el filipino Florencio Campomanes en las elecciones de 1982.

viernes, 13 de octubre de 2017

Las M de Messi y Maradona

El diario deportivo Marca, el pionero y mejor de España, lo llevó al Everest del elogio con este titular de portada: ‘Un país llamado Messi’, en clara alusión a su exuberante actuación ante Ecuador, con tres goles, que le concedió el visado a Argentina para el Mundial de Rusia, que comenzará el 14 de junio de 2018.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Los dulces 16 años en el deporte puertorriqueño

Los anales deportivos puertorriqueños, ricos a pesar del tamaño geográfico en cantidad y calidad, jamás había tenido tres adolescentes que brillaran internacionalmente, y más aún en deportes que se pueden considerar exóticos y que en ocasiones se tildaban además de pasatiempos: ajedrez, tenis de mesa y tiro con arco.

lunes, 9 de octubre de 2017

Pususín y Castañeda

Chu García destaca las aportaciones del actor José Reymundí y el periodista carlos Castañeda

💬Ver 0 comentarios