José M. Medina Montes

Tribuna Invitada

Por José M. Medina Montes
💬 0

Votar con libertad total

Las elecciones ya “casi” están ahí. Y ante esta relativa proximidad, los partidos políticos van a recibir sugerencias para que las incorporen en sus respectivas plataformas de campaña, como ya ha empezado a ocurrir. Y estas plataformas deberían ser ampliamente difundidas, para que la ciudadanía sepa a qué atenerse, y pueda votar con una verdadera libertad, con una libertad total.

Y no es lo mismo votar con total libertad que con libertad total. Lo podemos comprobar si recordamos los principales aspectos, dimensiones o niveles de la libertad.

Poder votar sería el primer nivel, que indica la ausencia de restricciones externas. Sería, principalmente, tener la tarjeta electoral. El segundo aspecto o nivel es el que se identifica con el libre albedrío. Votar por quien se quiera. Esto sería votar con total libertad. Finalmente, la tercera dimensión de la libertad se sitúa en el nivel de votar éticamente bien. Este aspecto lleva a la libertad total, completa, integral.

Por tanto, para votar completamente bien se requiere el tener en cuenta los temas sociales de más importancia y de mayor repercusión entre los que se encuentran: la pobreza, la emigración, la familia, la educación, la salud, la ecología, el empresarismo, así como los demás asuntos relacionados con la justicia social.

Por otra parte, hoy, los políticos cifran casi todas sus esperanzas en la imagen que proyectan, coincida o no con la realidad. Y se preocupan más de no ser rechazados que de convencer.

Sin embargo, la ciudadanía votante está de hecho más pendiente de la confianza que inspiran los candidatos a los diversos puestos electivos, que de la imagen que proyecte la publicidad. Y la confianza no se “fabrica”, sino que se gana; no se transmite con eslóganes de campaña, sino que se inspira.

Y los temas en que más confianza puede inspirar un candidato son, que esté claro, los temas sociales importantes, como los antes citados. Por eso han de expresarse al respecto. Y habrá que preguntarles, si ellos no lo hacen de modo “voluntario”.

Y en el caso de tratarse de candidatos que desean ser reelectos se pueden, además, “investigar” sus anteriores ejecutorias, sobre todo con la ayuda de la Internet.

Las próximas elecciones puede ser que no se decidan por la vista y el oído de los votantes, es decir, por la imagen proyectada de los candidatos. Pueden decidirse por el “olfato electoral”. Esto es por la sabiduría de unos votantes que buscan personas en las que depositar su confianza. ¡Porque quieren votar con libertad total!

Otras columnas de José M. Medina Montes

jueves, 2 de agosto de 2018

La natalidad como solución en Puerto Rico

El profesor José M. Medina Montes indica que la natalidad ayuda al aumento poblacional, con todas las ventajas que esto conlleva desde una perspectiva socioeconómica.

💬Ver 0 comentarios