Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Wanda Vázquez no es libre

La pandemia de coronavirus ha obligado al mundo a refugiarse en casa como la medida más efectiva para evitar el contagio. Puerto Rico no ha sido excepción.

Pero hay que tener cuidado con el distanciamiento social, con el aislamiento y, más que nada, con el efecto político que tales precauciones pueden tener.

La mayoría de los gobiernos, en Europa y América Latina, sobre todo, ha sido cuidadosa en balancear el encierro forzado de los ciudadanos con la sensatez en las actuaciones que afectan la base democrática sobre la que se sustentan. Puerto Rico, es triste decirlo, parece ser una excepción.

No hay vocación de transparencia en el gobierno del país. Hace años que se perdió y la alternancia en el poder de los dos partidos principales no ha sido capaz de enderezar el rumbo.

No obstante, la crisis provocada por el coronavirus, que ha trastocado la vida como la conocíamos, está presentando nuevos escenarios —o cuando menos más grotescos— en lo que a falta de transparencia y a exacerbación de la corrupción se refiere.

El escándalo de la fallida compra por $38 millones de un millón de las llamadas pruebas rápidas para detectar la infección por coronavirus no está aún maduro, pero no hay que dudar que las investigaciones en proceso permitirán eventualmente fijar responsabilidades, tanto administrativas como penales.

Por ahora, es recomendable ver el asunto como el detonante del peligroso comportamiento que exhibe, sobre todo desde hace unos días, la gobernadora Wanda Vázquez.

Si Vázquez no fuera candidata primarista a la gobernación, probablemente no se habría comportado igual porque no le debería favores a nadie, ni estaría persiguiendo el apoyo electoral de su partido. En pocas palabras, sería libre para actuar contra quienes intentan sacar provecho monetario de la tragedia que vive la humanidad.

Pero no es libre. Aunque sea inocente de los malos manejos de algunos, que muy bien pudiera serlo, tiene las manos atadas para hacer lo que tiene que hacer. Y saldrá perjudicada como quiera.

Para ejemplo, baste un botón: la pesquisa de una comisión de la Cámara de Representantes sobre la escandalosa transacción frustrada de los $38 millones.

La investigación sacará, o no, a flote ilegalidades y señalará, o no, a responsables de delito o de irregularidades administrativas.

Ojalá lo haga. Pero de lo que no hay que dudar es de que se inició como un operativo político-electoral del bando que favorece a Pedro Pierluisi en la contienda primarista frente a Vázquez. Es harto conocido que el presidente cameral Carlos “Johnny” Méndez prefiere a Pierluisi como candidato.

Mientras tanto, Vázquez da palos a ciegas. En lugar de dedicar todo su esfuerzo al combate de la pandemia, lo usa para pelearse con la prensa porque hace preguntas incómodas que buscan destapar el nido de corrupción que se ha construido a su alrededor, con su anuencia o sin ella.

El veranopasado, la militancia de un pueblo indignado por la incompetencia y la corrupción de la administración de Ricardo Rosselló obligó al gobernante a renunciar e irse de la isla. Vázquez le sobrevivió y lo sustituyó.

Ahora no se puede salir masivamente a protestar como en el verano de 19. El confinamiento protege al pueblo del contagio del virus y a ella de la ira del pueblo.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

lunes, 29 de junio de 2020

La guerra de los bandos azules

A pesar de las restricciones impuestas por la pandemia, populares y penepés intensificarán sus campañas primaristas y prometerán a manos llenas, escribe Irene Garzón

martes, 16 de junio de 2020

Los candidatos y el racismo

Es tiempo de emplazar a todos los aspirantes a la gobernación para que el pueblo conozca lo que piensan sobre el racismo y qué hacen para combatirlo, dice Irene Garzón Fernández

viernes, 5 de junio de 2020

No enmudezcamos ante el racismo

Irene Garzón Fernández expresa que las protestas por la muerte de George Floyd y contra las continuas amenazas de represalias del presidente Donald Trump no han calado como deberían en Puerto Rico

domingo, 24 de mayo de 2020

Reabrir ahora es jugar con fuego

Sin pruebas, sin rastreo y con nuevos contagios diarios, parece precipitado abrir el comercio, escribe Irene Garzón

💬Ver 0 comentarios