Jorge Colberg Toro

Punto de vista

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

Wanda Vázquez y Rivera Schatz: el partido golpista

En solo días, la gobernadora tendrá que contestarle al país una sola pregunta: ¿quién gobierna en Puerto Rico, Wanda Vázquez o Thomas Rivera Schatz?

Y es que esa pregunta surge ante la atropellada acción de la mayoría parlamentaria del Partido Nuevo Progresista de aprobar - sin consenso alguno - una Reforma Electoral y un Código Civil que levantan más preguntas que respuestas.

Al hacerlo, los legisladores del penepé colocaron deliberadamente a la primera ejecutiva en la difícil disyuntiva de tener que escoger entre la estabilidad del país o complacer el obstinado capricho del mollero político. 

Sus opciones no son fáciles. Por un lado, rechazarle dos medidas al presidente del PNP, es abrir una guerra sin cuartel contra el mandamás de la Palma. Pero, por el otro lado, ignorar el reclamo mayoritario del pueblo, es jugar para las gradas y no para la historia.

Lo irónico de este desconcertante escenario es que es el resultado de las impertinentes acciones de los legisladores del PNP, quienes, deliberadamente, quisieron arrinconar a la gobernadora con una prueba de lealtad a menos de tres meses de una primaria.

En el PNP ocurre un fenómeno interesante. Las fuerzas internas en la legislatura están divididas siguiendo un confuso juego de lealtades - si es que podemos llamarlo de esa forma - que se manifiesta en el comportamiento de sus respectivas delegaciones. 

Por un lado, la delegación del PNP en la Cámara respalda abiertamente a Pierluisi; mientras en el Senado respaldan a Wanda Vázquez. En este último caso, ese apoyo responde a la realidad política de que - para Thomas Rivera Schatz - es menos costoso trabajar con Wanda que con Pierluisi.

La razón es sencilla. Si bien el tiburón le ha lanzado dardos venenosos a la gobernadora, en el caso de Pierluisi, su diatriba fue apabullante cuando de forma inmisericorde, lo acusó de que sus lealtades tienen fechas de vencimiento, es decir, que caducan. Eso es insalvable.

Pero como Rivera Schatz no es segundo de nadie, ahora se obstina en aprobar - en medio de una pandemia – dos proyectos explosivos que, al lanzarlos al escritorio de la primera ejecutiva, lo único que buscan es recordarle quién dicta las pautas en el PNP. 

Algunos, le aconsejarán a la gobernadora que firme las medidas sin consenso, porque creen, torpemente, que los electores del PNP avalan ciegamente todas las acciones de sus legisladores, aunque eso conlleve un nuevo encendido social en nuestras calles.

Pero la gobernadora sabe muy bien que no es la primera vez que los legisladores de su partido le colocan piedras en el camino. 

Desde el día uno, cuando quedó vacante la gobernación tras el fallido intento golpista de Pierluisi, esos mismos legisladores - sin pudor alguno - se presentaron juntos en la Rotonda del Capitolio para exigirle a ella que obviara el ordenamiento constitucional y cediera, sin justificación alguna, su cargo a Jenniffer González. Era el segundo intento golpista en menos de una semana.

Ese día, la gobernadora entendió perfectamente el juego y desde entonces, tiene leídos a sus legisladores. Ella sabe que su sobrevivencia en ese mar de puñaladas y desencantos no es posible sin darse a respetar.  

Ciertamente, en esta ocasión, el escenario es complicado porque se trata de escoger entre la prudencia social o el activismo político. Lo correcto es actuar con sensatez, pidiendo la devolución de ambos proyectos, corregir las deficiencias y buscar un consenso mínimo. 

Hacer lo contrario, sería ceder la autoridad del gobierno al directorio del PNP, lo que dejaría en evidencia que se habrá consumado el tercer intento golpista, pero esta vez con éxito.

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

miércoles, 20 de mayo de 2020

El Nuevo Día: legado y retos

La trayectoria de cinco décadas de El Nuevo Día nos demuestra inequívocamente que la prensa puertorriqueña es protectora indestructible de nuestra libertad, escribe Jorge J. Colberg Toro

domingo, 17 de mayo de 2020

El PNP: verdugo de la estadidad

Entre trucos y zancadillas, el PNP se apresta a llevarnos a las urnas para enfrentar la estadidad, afirma Jorge Colberg

martes, 12 de mayo de 2020

Pobreza en Puerto Rico: la agenda inconclusa

Se acercan las elecciones, y el problema de la pobreza está ausente de la discusión pública. Ese debate es una obligación que tenemos con nuestro país, dice Jorge J. Colberg Toro

jueves, 7 de mayo de 2020

La primaria impredecible

Los candidatos a la gobernación van a tener que repensar todas sus estrategias y presentar un programa de gobierno de impacto y verdaderamente inspirador, escribe Jorge J. Colberg Toro

💬Ver 0 comentarios