Roberto J. López

Punto de Vista

Por Roberto J. López
💬 0

Wimbledon recibirá dinero de su seguro

La primera cancelación de un evento deportivo que nos llamó la atención a causa del COVID-19 fue la temporada 2020 de la NBA, cuando uno de sus jugadores dio positivo al virus. Otros eventos de índole deportiva y social siguieron su ejemplo siendo pospuestos o terminantemente cancelados. Uno de los que más nos llamó la atención fue el torneo de tenis más prestigioso y antiguo del mundo, el Campeonato Wimbledon, cancelado por su organizador, el All England Lawn Tennis Club (AELTC) por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. La noticia fue un golpe duro para tenistas, auspiciadores y fanáticos, pero tal vez no lo fue tanto para el AELTC.  

Cuando en el 2003 el mundo fue azotado por el brote de SARS, el Subcomité de Riesgos y Finanzas del AELTC trabajó e insistió en incluir una cláusula en su póliza de seguro contra enfermedades infecciosas. El costo de la prima de esta cláusula, considerada inverosímil al momento, era de $2 millones anuales. Si calculamos la prima pagada desde el 2003, Wimbledon ha pagado aproximadamente $34 millones en prima. Hoy, habiendo cancelado el evento, este seguro le indemniza con $141 millones, lo cual le permitirá aminorar el golpe económico. Según la información provista por AELTC, ese torneo, que lleva 134 años celebrándose, generaría unos $310M si no se hubiera cancelado.

Son muy pocas las empresas que tienen cubierta para este tipo de peligro o riesgo. Nadie podía pensar que estaríamos pasando por esta terrible pandemia ni tampoco el efecto económico mundial que ocasionaría.

La industria de seguros trabaja incansablemente identificando constantemente riesgos a los cuales un asegurado puede estar expuesto, con el propósito de diseñar un seguro que pueda indemnizarlo y ayudarlo a alivianar la carga económica que pueda generar un daño. Wimbledon es un ejemplo de cómo la industria se adaptó a una petición que en su momento parecía inusual, y la hizo posible. 

Según el website de ESPN Deportes, otras curiosas cláusulas que incluye su seguro son contra ataques terroristas o por la muerte de un monarca, lo que obligaría a la suspensión del torneo para guardar luto. AELTC ha demostrado ser visionario y previsor, no solo por la pandemia sino porque el último monarca británico que falleció en una fecha cercana al torneo fue en 1830, aun cuando Wimbledon comenzó a jugarse en 1877, 47 años más tarde. 

Otras columnas de Roberto J. López

💬Ver 0 comentarios