Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Ya Estados Unidos no es el cuco del baloncesto

La derrota ante Francia, 89-79, en los cuartos de final del Mundial de China, que sacó a Estados Unidos del medallero y rompió una racha de 58 triunfos corridos en el campo internacional con jugadores de NBA, no es pura casualidad: ayer Serbia le repitió la dosis dolorosa, aunque por cinco tantos, asegurando la quinta posición y sometiéndoles a discutir la séptima ubicación. 

Si bien es cierto que 17 estrellas de la NBA se negaron a competir en este certamen, que marcó el debut de Gregg Popovich como entrenador, no se puede negar que asistieron algunos nombres notables: Kemba Walker, Harrison Barnes, Donovan Mitchell, Marcus Smart y Jayson Tatum, que se lesionó un tobillo y vio acción en solo dos partidos. 

Sin embargo, hay una gran realidad: el básquet de calidad se ha globalizado y un país como Argentina enfrenta hoy a los galos en semifinal sin contar en su plantilla con ningún miembro de la NBA, y con un Luis Scola, de 39 años, que estuvo 10 campañas y quedó fuera de Brooklyn, en 2017, quien actualmente está sin equipo tras dos torneos en suelo chino, en donde abusó con estadísticas fenomenales. 

Entretanto, España y Australia, que completan el Final Four, dependen de dos parejas cimentadas en la competición enebeísta: el armador Ricky Rubio, que fue firmado por Phoenix, y el centro Marc Gasol, de los campeones Toronto Raptors. 

Mientras los australianos Patty Mills, mimado de Popovich en San Antonio, y Joe Ingles, certero tirador de Utah Jazz, consiguieron apoyo del barbudo Aron Baynes, de los Suns, y han fabricado marca de 6-0, al igual que los españoles y argentinos, mientras los franceses registran 5-1, fracasando, 100-98, con los hijos de Oceanía. 

El primer susto a los estadounidenses se los dio Turquía, que sufrió un traspiés en prórroga, 93-92, al fallar cuatro faltas personales restando nueve y cinco segundos y con ventaja de un punto, pero surgió Khris Middleton y atinó dos a punto de sonar el silbatazo final.  

O sea, que Popovich y su ganga ya se convencieron que, sin al menos un núcleo de ocho ases, no serán más reyes de un Mundobasket, pero sin dudas van al desquite en la Olimpiada de Tokio en 2020. 


Otras columnas de Chu García

miércoles, 16 de octubre de 2019

El rompecabezas de Rick Carlisle con los Mavericks de Dallas

Rick Carlisle, quien además de presidir la Asociación de Coaches de la NBA es muy respetado por sus tácticas innovadoras durante la marcha de los partidos, encantándole el uso de tres defensas a la vez, tiene un quebradero de cabeza que no se cura con analgésicos: la presión de su afición para que Dallas alcance los playoffs que no ha conseguido en las últimas tres temporadas.

lunes, 14 de octubre de 2019

Eliud Kipchoge y un récord artificial que pone los pies a temblar

El keniano Eliud Kipchoge, que gusta de leer a Aristóteles, marcó el sábado 1:59:40 para 42,195 kilómetros en un circuito especial en el parque Prater de Viena, lo que supone haber corrido cada 100 metros a una media de poco más de 17 segundos, rompiendo así la barrera de las dos horas que él mismo no pudo por 25 segundos en 2017.

viernes, 11 de octubre de 2019

Nick Kyrgios: manzana podrida del tenis

El tenis ha tenido dos reyes de la soberbia y la indisciplina a nivel mundial: el rumano Ilie Nastase y el estadounidense John McEnroe, quienes convertían a los árbitros en marionetas e increíblemente con el favor del público que los idolatraba.

miércoles, 9 de octubre de 2019

Pecado capital de Alberto Salazar

Salazar, nacido en Cuba y residenciado junto a sus padres en USA, hace más de medio siglo, fue condenado por imponerle medicamentos hormonales a miembros del Oregon Project, auspiciado por Nike, que mantiene su sede en Beaverton, ciudad de dicho estado.

💬Ver 0 comentarios