Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Ya Estados Unidos no es el cuco del baloncesto

La derrota ante Francia, 89-79, en los cuartos de final del Mundial de China, que sacó a Estados Unidos del medallero y rompió una racha de 58 triunfos corridos en el campo internacional con jugadores de NBA, no es pura casualidad: ayer Serbia le repitió la dosis dolorosa, aunque por cinco tantos, asegurando la quinta posición y sometiéndoles a discutir la séptima ubicación. 

Si bien es cierto que 17 estrellas de la NBA se negaron a competir en este certamen, que marcó el debut de Gregg Popovich como entrenador, no se puede negar que asistieron algunos nombres notables: Kemba Walker, Harrison Barnes, Donovan Mitchell, Marcus Smart y Jayson Tatum, que se lesionó un tobillo y vio acción en solo dos partidos. 

Sin embargo, hay una gran realidad: el básquet de calidad se ha globalizado y un país como Argentina enfrenta hoy a los galos en semifinal sin contar en su plantilla con ningún miembro de la NBA, y con un Luis Scola, de 39 años, que estuvo 10 campañas y quedó fuera de Brooklyn, en 2017, quien actualmente está sin equipo tras dos torneos en suelo chino, en donde abusó con estadísticas fenomenales. 

Entretanto, España y Australia, que completan el Final Four, dependen de dos parejas cimentadas en la competición enebeísta: el armador Ricky Rubio, que fue firmado por Phoenix, y el centro Marc Gasol, de los campeones Toronto Raptors. 

Mientras los australianos Patty Mills, mimado de Popovich en San Antonio, y Joe Ingles, certero tirador de Utah Jazz, consiguieron apoyo del barbudo Aron Baynes, de los Suns, y han fabricado marca de 6-0, al igual que los españoles y argentinos, mientras los franceses registran 5-1, fracasando, 100-98, con los hijos de Oceanía. 

El primer susto a los estadounidenses se los dio Turquía, que sufrió un traspiés en prórroga, 93-92, al fallar cuatro faltas personales restando nueve y cinco segundos y con ventaja de un punto, pero surgió Khris Middleton y atinó dos a punto de sonar el silbatazo final.  

O sea, que Popovich y su ganga ya se convencieron que, sin al menos un núcleo de ocho ases, no serán más reyes de un Mundobasket, pero sin dudas van al desquite en la Olimpiada de Tokio en 2020. 


Otras columnas de Chu García

jueves, 28 de mayo de 2020

Lance Armstrong: un tramposo carismático

A pesar de sus trampas, desfachatez y aberraciones, él tiene aura, mezclándose el odio y cariño por igual, por su hambre desmedida de competir, dice Chu García

jueves, 21 de mayo de 2020

El Consejo Mundial de Boxeo le pone el anzuelo a Canelo

Con la llegada y fortalecimiento del coronavirus, Mauricio Sulaimán ha afirmado que anhela avalar carteleras sin público, y dispuesto además a contar con Canelo Álvarez, escribe Chu García

miércoles, 20 de mayo de 2020

¿Papel o digital?: el gran reto de El Nuevo Día

Es menester que el periodismo de investigación, forrado de búsqueda de la verdad, sea el arma más potente frente a las redes sociales, propensas a la superficialidad, escribe Chu García

💬Ver 0 comentarios