Héctor J. Meléndez

Punto de vista

Por Héctor J. Meléndez
💬 0

Ya llegó el coronavirus, ¿y ahora qué?

No es de extrañar que se reporten los primeros tres casos positivos de COVID-19 en Puerto Rico. Por el contrario, esperábamos que tarde o temprano se anunciara. Y no es que deseamos tener pacientes infectados con el virus, sino que sabemos que no somos inmune a una pandemia.

Ahora nos toca poner más empeño en practicar lo que llevamos días mencionando: higiene, diagnóstico, aislamiento temprano de casos positivos y distanciamiento social. Si bien necesitamos implementar todas las medidas, tenemos que recalcar el distanciamiento social pues es una de las intervenciones más efectivas para controlar una epidemia.

¿En qué consiste el distanciamiento social? Cuando hablamos de distanciamiento social nos referimos a un conjunto de acciones por parte de la gente. Primero, debemos evitar lugares congregados o donde hay multitudes como por ejemplo centros comerciales, cines y conciertos. Prácticamente, debes evitar cualquier lugar donde no logres estar separado de otras personas por al menos seis pies. Segundo, debes evitar lugares donde la probabilidad que haya personas enfermas sea grande tales como hospitales, egidas entre otros. Estas intervenciones tienen que ser practicadas por toda la población de la isla. Estas acciones protegen a los grupos vulnerables (adultos mayores, inmunocomprometidos, entre otros) de contraer una infección respiratoria que tiene un potencial de severidad significativo. Por otro lado, aquellas personas sanas que practiquen el distanciamiento social contribuyen a disminuir la transmisión del virus a personas en riesgo. En resumen, debemos evitar salir del hogar de no ser necesario.

¿Tiene repercusiones económicas el distanciamiento social? Si, las puede tener a corto y largo plazo. Sin embargo, las repercusiones económicas de no controlar una pandemia son mayores. Esto no implica que debemos dejar de trabajar. Por el contrario, estamos obligados a explorar nuevos estilos. En una época tan digitalizada, pocas deberían ser las excusas para no reinventarnos. Los patronos tienen la responsabilidad de identificar aquellos empleados que pueden trabajar desde sus hogares. Aquellos que están obligados a interactuar con el público tendrán que examinar las maneras de minimizar la exposición a personas enfermas.

¿Y ahora qué?

Ahora tenemos que poner en práctica el distanciamiento social. Aun cuando el gobierno tiene que velar por nuestra salud colectiva es nuestra obligación como individuos protegernos y proteger a los mas vulnerables. Quien sabe, quizá esta es la oportunidad para volver a reunirnos como antes, en familia. Reunirnos para charlar, preguntar como estamos y recordar viejas historias como nos hacía mi abuela Ana.

Otras columnas de Héctor J. Meléndez

martes, 10 de marzo de 2020

¿Podemos o no manejar una epidemia en Puerto Rico?

Si me preguntan si podremos controlar el COVID-19, mi respuesta es que ello dependerá de varios factores, como, por ejemplo, si somos proactivos y no reactivos, escribe Héctor J. Meléndez

💬Ver 0 comentarios