Eudaldo Báez Galib

Punto de vista

Por Eudaldo Báez Galib
💬 0

¿Y con el ELA, ahora qué?

Cuatro años después de fundado el Estado Libre Asociado (ELA), el Juez Magruder, presidiendo el Primer Circuito, sentenció que al Congreso legislar el ELA no pudo haber creado “tan monumental engaño”. Desde entonces, acéptenlo o no sus detractores, los tribunales, con diferentes modalidades y excepciones, han leído igual esa actividad congresional. Pero ese debate es para otro día. Un mollero pragmático lo atendió con PROMESA.

Esa ley es alegría para un sector, pues denigra la fórmula de ELA. Y para los estadolibristas no descubre un “monumental engaño”, sino una monumental traición, acompañada de impotencia tal que no permite cuestionarse la legalidad de PROMESA judicialmente pues si triunfa una impugnación, se desploma el País. O sea, si el Congreso derogó al ELA con la fuerza del poder, nosotros tenemos que tragarnos PROMESA por la fuerza del miedo.

¿Ahora qué? ¡Nada! Nuestra relación con Estados Unidos ha sido un callejón sin salida, fabricado para sus necesidades estratégicas. El escape es unirnos como estado (sea ajibarado o transculturizado), separarnos como república (independiente o asociada) o forjar un nuevo acomodo dentro del callejón. ¡Tres espejismos totalmente invisibles allá!   

En el plebiscito ocurrirá lo de siempre. Se ajustarán los discursos al amañamiento tradicional y no se describirán los caminos a recorrer para lograr escape, porque es ahí donde se esconde la realidad de nuestro nada.

No se dirá que para ser admitidos como estado federado hay que lograr 51 senadores de 100 y 219 representantes de 435. Ni de que 21 Estados (con 42 senadores) tienen menos población que Puerto Rico, por lo que tendríamos más congresistas que ellos y en la distribución de fondos federales a base de población, la porción nuestra va a ser mayor. Tampoco que somos una sociedad aparte y diferente en casi todos los renglones y en Estados Unidos nace la doctrina de nacionalismo con verjas.

Tampoco que la independencia depende de grandes mayorías; que la ciudadanía estadounidense da ciertos derechos para impedir una independencia impuesta; que se genera una novedosa república con ciudadanos de otra y que todos los patrones socio-económicos descansan en un complejo enmarañado de relaciones domesticas estadounidense difícil de recomponer.

Y la defensa del ELA rebota contra la realidad. Una fórmula difícil de explicar por legalista, pero vendible bajo aquella consigna de “el ELA es lo que se vive”.

Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

jueves, 5 de septiembre de 2019

La encrucijada histórica del Partido Popular

De acuerdo con Eudaldo Báez Galib, dos preguntas obligan contestación en, y por, la Convención: ¿dejó de ser “bueno” el PPD? Y de aún ser “bueno”, ¿deben auscultarse “nuevos caminos hacia viejos objetivos”, como se postuló en 1946?

lunes, 26 de agosto de 2019

Presos políticos y presos de la política

Eudaldo Báez-Galib declara que la fijación enfermiza con el estatus opaca la esencia y verdad de cada fórmula política en Puerto Rico

domingo, 18 de agosto de 2019

Falsas expectativas tras el "verano del 19"

Eudaldo Baez Galib plantea que Fortunata, Vieques y el “Rossetaso”, nos demostraron una capacidad esporádica del pueblo a reaccionar ágilmente, obviando diferencias seminales, pero advierte que no es suficiente

sábado, 10 de agosto de 2019

El PPD y la gobernadora

Al PPD le cae la responsabilidad de asistir en la gobernanza. No por coalición de espíritus, sino por necesidad patriótica

💬Ver 0 comentarios