Mayra Montero

Tribuna Invitada

Por Mayra Montero
💬 0

Yo no sé a lo que vine

Si el gobernador y los presidentes legislativos estaban tan convencidos de que no tenían que alterar el presupuesto que hace unos días presentó el gobierno y fue rechazado por la Junta de Control Fiscal, ¿por qué recibieron al presidente de ese organismo federal, y le pidieron tres días adicionales para revisar el documento?

Hay algo que no fluye en el relato ese.

Una cosa es que haya negociaciones y se intenten mejorar los términos de un plan de austeridad, y otra muy distinta meterse en un inútil forcejeo, que no hace más que retrasar lo inevitable, profundiza la incertidumbre, y lo convierte todo en un juego de alardes y de desmentidos.

Todavía el lunes, cuando entró en La Fortaleza para la reunión con José Carrión, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, alegó que no sabía a lo que había ido; que ignoraba que Carrión estaría presente; y que solo había llegado hasta allí porque el gobernador lo había llamado, y como él estaba tan cerca…

La realidad es que todos los que estuvieron allí, los cuatro protagonistas y sus ayudantes, sabían lo que les esperaba. Y no sé exactamente lo que oyeron unos y otros, pero el caso es que ninguno de los dos líderes legislativos salió contento, más bien reinaba la palidez de la magnolia.

En este instante, el Congreso tiene la sartén por el mango y dos terribles armas de “destrucción masiva” que no podemos enfrentar: soltar a Puerto Rico en el foso de los acreedores (privándolo de la protección del Título III), o cerrar tranquilamente el grifo. 

Muchos no acaban de asimilar este momento -y quien no asimila la historia está condenado, no solo a repetirla, sino a repetirse- y ese es el motivo por el que se dan tantos palos a ciegas. La realidad de la isla no es la realidad de cualquier otro país latinoamericano. Eso lo sabe cualquiera. No es la realidad de lo que ha sido cualquier otra colonia al uso. Tal vez fue así hasta principios de los setenta del pasado siglo. Ahora no. Las cosas se han enredado tremendamente en las últimas dos o tres décadas.

Si algún inconveniente quisiera causársele a la metrópoli, diría que habría que detener el trabajo de las empresas manufactureras, por ejemplo, el de las farmacéuticas, digo por decir algo. Porque para empezar, sabemos que ningún empleado de una farmacéutica va a parar la línea de producción de su fábrica. No lo hace porque está muy bien pagado, y porque protege la posibilidad de colocarse algún día en otra filial de la misma compañía. Además, el mundo ya no es lo que era, sino un vertiginoso baile global. Se interrumpe aquí el trabajo en una farmacéutica, y a los dos días la montaron en Brasil, Irlanda, o donde les convenga. Nada se detiene como se detenía antes. 

¿Hacerle un boicot a las megatiendas? No arriendo las ganancias al que lo haga. Con casi la mitad de la población recibiendo una asistencia económica que a veces alcanza varios cientos de dólares mensuales, es imposible, por lo pronto, darle una continuidad a esa táctica.

Y al margen de esto, se olvida siempre -pero siempre, siempre-, el fenómeno de la economía informal. De la informalidad “blanda”, tanto como de la informalidad “dura”, en ambos casos un animal que respira acompasadamente bajo el flujo y reflujo de la marea del consumo.

Hay que ponerlo todo en el contexto realista de lo que nos rodea, y mirar al futuro, hacia la transformación que podría ganarse en un país nivelado, cuando esté nivelado, no ahora, cuando todo es ambivalencia y desatino.

En otras palabras, el “no saber a lo que vine”, tiene que ser sustituido de manera urgente por la voluntad de “saber a lo que estamos”. De lo contrario, adiós.


Otras columnas de Mayra Montero

viernes, 7 de diciembre de 2018

La mamá de Tyron

La escritora Mayra Montero explica por qué los fiscales del FEI perdieron el caso contra la secretaria Wanda Vázquez

domingo, 2 de diciembre de 2018

Venganzas turcas

La escritora Mayra Montero argumenta sobre las luchas intestinas en el partido político que ostenta el poder en la isla y la determinación de presentar acusaciones contra la secretaria de Justicia

martes, 27 de noviembre de 2018

Una Caravana utilizada

La escritora Mayra Montero expresa que la caminata de migrantes desde Honduras hacia Estados Unidos es una jugada política que utiliza a los más débiles e inocentes

jueves, 15 de noviembre de 2018

Así empieza lo malo

La escritora Mayra Montero expresa que Rosselló no ha sabido reaccionar a tiempo para neutralizar a una legislatura que ha hecho todo lo posible por bajarle los pantalones en público

💬Ver 0 comentarios