Emilio Pantojas García

Punto de vista

Por Emilio Pantojas García
💬 0

Y qué si Wanda Vázquez renuncia

Comienzan a escucharse los argumentos sobre la no deseabilidad y/o la imposibilidad de que renuncie la gobernadora Wanda Vázquez Garced. El debate tiene dos vertientes: (1) la política, que augura un vacío insostenible y (2) la legal, que plantea el problema constitucional que crearía una segunda renuncia del jefe de gobierno. 

En términos legales hay que recordar que la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico solo tiene un valor principalmente simbólico, como dijo en 1953 el profesor de Harvard Rupert Emerson. La Ley 600 es la que regula las relaciones de Puerto Rico con el gobierno federal. Más recientemente, el caso Sánchez Valle y la Ley Promesa han confirmado esta apreciación precoz del profesor Emerson. En el caso Sánchez Valle se determinó que la soberanía de Puerto Rico reside en el Congreso de Estados Unidos. Asimismo, Ley Promesa establece que se basa en el Artículo IV, sección 3 de la Constitución de los Estados Unidos, que provee al Congreso el poder para disponer de, y formular todas las reglas y reglamentaciones necesarias para los territorios. En la medida en que la nueva jurisprudencia reafirma el statu quo ante, el Congreso tiene la potestad y obligación de proveer para este un gobierno. Bajo esta autoridad, el Congreso desmanteló al ELA de facto y creó la Junta de Control Fiscal.  

Desde la perspectiva política me pregunto: por qué los federales no intervinieron en los conflictos del verano de 2019; por qué mantuvieron silencio; y por qué siguen sin intervenir directamente limitándose a poner tranquillas y a regañar públicamente a los funcionarios de gobierno por el mal manejo de los fondos federales para la reconstrucción. Entonces, si el ELA ya no existe y el Congreso puede disponer libremente la forma de gobierno de sus territorios, la teoría del vacío político encuentra una respuesta. El Congreso podría nombrar a la Junta de Control Fiscal como regente en funciones del gobierno de Puerto Rico. O quizá, como hizo Harry Truman, designar un puertorriqueño gobernador hasta que se celebren las elecciones en noviembre. Para los adeptos a las teorías de conspiración, no creo que este tipo de intervención directa sea probable. Les recuerdo que en este momento tanto el presidente Trump como el Congreso están demasiado ocupados con el residenciamiento del presidente. Así que, mientras tanto, el caos administrativo y la corrupción seguirán siendo la orden del día. Y, lamentablemente, como siempre la peor parte la llevarán los “más vulnerables”.

Por lo visto continuaremos en este proceso de “caos rutinizado” donde como en un repique de bomba los bailadores, que somos el pueblo, desafiamos a los tocadores, que son el gobierno, en un continuo repique que al final queda irresuelto. El ELA es un estado fallido incapaz de proveer servicios básicos, seguridad, bienestar y estabilidad para el pueblo de Puerto Rico. Legalmente el Congreso puedeintervenir cuando quiera. Podemos concluir entonces: #WandaRenuncia que el vacío político que se cree no lo vas a llenar tú, ni nadie como tú, sino “los americanos”. 

Otras columnas de Emilio Pantojas García

viernes, 7 de febrero de 2020

La gran crisis y la estadidad

Al llegar la gran crisis, el gobierno del PNP probó ser el gran enemigo de la estadidad, dice Emilio Pantojas García

miércoles, 18 de diciembre de 2019

La bancarrota de la partidocracia

El partido que resulte ganador en 2020 gobernará un país dividido con un mandato minoritario y con una crisis político-económica para la cual no se encuentra solución, dice Emilio Pantojas García

💬Ver 0 comentarios