💬 0

Acertado abrazo a la estrategia de prevención

Atender el serio problema de inseguridad desde la raíz es un enfoque que el gobernador Ricardo Rosselló ha abrazado con acierto, ante el hecho irrefutable de que las herramientas de ley y orden han probado su insuficiencia, y hasta ineficiencia, como solución única.

La “mano amiga”, concepto que incluye atajar la desigualdad y abordar la prevención mediante la educación, en el hogar y las instituciones que atienden a las familias, es una estrategia de mediano y largo plazo. Es absolutamente necesaria para formar a ciudadanos dispuestos a emprender una cultura de paz.

Coincidimos con el gobernador en que crear un país más seguro es un reto de todos y que la solución duradera es atender las raíces del problema. Ciertamente, ello conlleva propiciar cambios culturales, así como otros enfoques sobre el tema de la delincuencia. Resulta esperanzador que así propone asumirlo la presente administración.

El gobierno se mueve a reconocer estudios que apuntan a la importancia de generar oportunidades de movilidad socioeconómica. En esa dirección, urge derribar las barreras mentales e institucionales que perpetúan la desigualdad.

Por años, organizaciones que conocen de primera mano las necesidades y los retos que enfrentan nuestros niños y jóvenes han desarrollado modelos efectivos que salvan vidas. Estas iniciativas también han ayudado a reencaminar a ciudadanos productivos que hoy aportan sus talentos y esfuerzos para mover el país adelante.

Dichas entidades conocen los dramas que más de la mitad de nuestros niños sufre durante sus primeras etapas de vida. Intentan lidiar, por ejemplo, contra la violencia intrafamiliar y hogares disfuncionales que tronchan tantas vidas. En la Cumbre de Seguridad celebrada esta semana, un hombre relató cómo incursionó en el mundo del narcotráfico a los 11 años de edad, como forma de escapar de un padre alcohólico y abusivo contra él y su madre. Celebramos su rehabilitación, con la esperanza de que se repita en tantos otros casos.

Muchos de esos niños son víctimas también del maltrato institucional. Viven bajo niveles de pobreza, asediados por un ambiente vecinal igualmente violento y estresante, que incide en su aprovechamiento académico. Muchos carecen de espacios o centros de cuido que les permitan a sus padres ir en busca de trabajos. Hay niños en hogares encabezados por un solo adulto, o están al cuidado de abuelos con sus propias necesidades.

Las vidas que encuentran camino en el mundo de la delincuencia tampoco tienen la oportunidad de rehabilitarse cuando son atrapadas por las autoridades. El joven que ofreció su testimonio de vida en la actividad de esta semana, contó cómo aprendió nuevas formas de cometer fechorías en un sistema que encierra y deshumaniza, lejos de asumir su misión rehabilitadora.

El lamentable éxito de jóvenes en el mundo criminal da indicios de cuántos hubiesen podido ser exitosos emprendedores de bien. Pero los dejamos perder coninacción o estrategias desatinadas.

Damos la bienvenida al enfoque propuesto por el gobernador Rosselló, sin perder de vista las acciones inmediatas que son necesarias para equipar a las autoridades de seguridad y de investigación con recursos para luchar contra el narcotráfico. Complemento indispensable es asignar los recursos a las áreas vitales para asegurar el esclarecimiento y procesamiento de delitos. Hay que atender los problemas que enfrenta el Negociado de Ciencias Forenses y agilizar la atención a las querellas de maltrato contra menores.

Una atención comprensiva al problema de la inseguridad implica también planificar para que la reconstrucción produzca ciudades y comunidades sostenibles, propiciadoras de encuentros e integración social.

Debe saber el gobierno que no está solo en el reto monumental de combatir el flagelo de la criminalidad. La puesta en vigor de las iniciativas requiere conocimiento, desprendimiento y colaboración, para lo cual hay mucha experiencia en Puerto Rico, sobre todo en el sector sin fines de lucro. Juntos podemos recuperar vidas y espacios para un Puerto Rico seguro y en paz.

💬Ver 0 comentarios