💬 0

A frenar el lado inhumano de las redes sociales

Las redes sociales son una herramienta valiosa cuando se usan para comunicar datos certeros. Pero cuando son convertidas en instrumentos de odio y miedo pueden llegar a ser letales.

La sospecha de que una mujer transexual fue asesinada días atrás, tras haber sido blanco de ataques prejuiciados en redes de intercambio social, obliga a la mayor reflexión. Fuerza, además, a tomar medidas puntuales para el cese de los acosos despiadados que incitan a más violencia.

Escudadas en la sensación de anonimato que otorgan las redes digitales, personas dieron rienda suelta al lado más cruel del ser humano, con comentarios cargados de encono que daban por ciertas unas alegaciones que no habían sido probadas. Horas más tarde, la víctima de ese acoso fue acribillada a balazos.

Algunos comentarios en plataformas cibernéticas reflejan y amplifican males y bondades de la sociedad, y sus respectivas consecuencias. Su abuso con fines torcidos ha servido para polarizar, provocar inestabilidad política y social, perseguir y matar.

Estudios recientes han establecido un vínculo entre la violencia machista y las redes sociales. Una investigación de la Universidad Santiago de Compostela, en España, alertó en 2017 que en estos medios se propaga un machismo regresivo en las nuevas generaciones. Esa cultura se traduce en las nuevas herramientas de control ligadas a la violencia machista. Desde 2015, organismos internacionales alertaron que la violencia contra las mujeres se recrudecía en el ciberespacio. Hay fuertes indicios de que esas tendencias han quedado confirmadas en estos días en Puerto Rico, con el vil asesinato de la mujer transexual.

La violencia machista ataca a todo ser considerado vulnerable. Esta conducta abusiva es más preocupante cuando las nuevas generaciones viven prácticamente inmersas en las redes sociales.

Estos medios han expandido al plano virtual los espacios de socialización que antes eran físicos. En las redes, los jóvenes comparten ideas, experiencias y emociones, se proyectan y refuerzan. Los mensajes pueden convertirse en masivos de forma instantánea. Asimismo, la dimensión de los males sociales escala. Los gérmenes del odio, el morbo y la violencia se propagan como el peor de los virus. Han dañado reputaciones y provocado, incluso, suicidios.

En cambio, bien utilizadas, las redes permiten generar conciencia y transformaciones.

En semanas recientes, el llanto desgarrador de un niño que clamaba la muerte por ser blanco de abusadores en su escuela, mostró la espantosa herida que deja ser maltratado por ser considerado distinto. En este caso, las redes sociales sirvieron para alertar sobre los estragos que causa el abuso escolar. Miles de personas de todo el mundo se solidarizaron con el menor.

Mediante las redes sociales, la campaña #MeToo se volvió el movimiento mediante el cual figuras consideradas intocables fueron desenmascaradas como depredadores sexuales.

Pero el elemento de lainmediatez facilita la difusión de rumores y percepciones guiadas por el impulso. La propagación de información incompleta y sin contextos altera la paz individual y colectiva. Durante los recientes eventos sísmicos, la propagación de teorías de conspiración amenazó la respuesta efectiva de los ciudadanos. La información falsa también puede afectar decisiones políticas importantes, como las agencias de inteligencia federal han dicho que ocurrió en los comicios presidenciales de 2016.

Las primeras soluciones a estos problemas que derivan del mal uso de las redes sociales están en que los propios ciudadanos asuman su responsabilidad y desarrollen empatía. Además, las autoridades tienen que hacer valer la ley cuando se cruza la raya.

Puerto Rico necesita recuperar su esencia de respeto y bondad. Los eventos recientes relacionados a las redes sociales advierten de la necesidad de educar desde las edades tempranas en los valores éticos y en el buen uso de las tecnologías de comunicación. Asimismo, revelan la necesidad de atemperar las investigaciones criminales a las dimensiones de los canales cibernéticos para asegurar que los crímenes que se cometen por medio de las redes sociales no queden impunes.

💬Ver 0 comentarios