💬 0

Campeón de la prevención

Con una clara vocación de servicio público y un profundo compromiso con el bienestar físico y mental de los puertorriqueños, la vida de Rullán terminó temprano, a los 64 años, esta semana. Pero en su carrera de más de tres décadas alcanzó altos cargos públicos desde los cuales amplificó el mensaje de prevención.

La hoja de servicio del doctor Rullán le ganó el reconocimiento de gobernantes de ambos partidos: fue secretario de salud dos veces, y epidemiólogo del estado bajo tres administraciones. Tal fue su sentido de misión como salubrista, que en ocasiones prefirió dejar la comodidad de la vida privada y exponerse públicamente para orientar a los ciudadanos sobre potenciales amenazas a la salud.

Rullán promovía el ejercicio, la buena alimentación y el chequeo médico rutinario como soluciones que harían a nuestra población más saludable. Y como una forma efectiva de ahorrar los altos costos que conlleva el tratamiento de enfermedades. Por ello, fue proactivo en promover programas de bienestar desde el propio Departamento de Salud.

Los datos validan su esfuerzo. Un sistema dirigido al remedio ha sido incapaz de evitar las altas incidencias de enfermedades prevenibles, como cardiovasculares, diabetes y cáncer, que muestra el país. Urge explorar sistemas de salud más convenientes y costo-efectivos.

Tras las casi 3,000 muertes asociadas al huracán María, Rullán abogó por un estudio epidemiológico para determinar tiempo, lugar y causas de los fallecimientos. Nada se ha hecho, pese a que los datos permiten delinear estrategias que eviten tragedias similares.

Puerto Rico está en deuda con este funcionario ejemplar. En honor a su legado, abracemos la prevención.


💬Ver 0 comentarios