💬 0

EE.UU. ante reto de edificar con nuevos actores políticos

Al culminar el ejercicio democrático de las elecciones de medio término en los Estados Unidos, el rompimiento del monolito republicano en la rama legislativa intensifica el reto para quienes aspiran a reducir las divisiones que los resultados de estos comicios profundizaron en la sociedad estadounidense.

En la Cámara, los demócratas ganan ahora poder para ejercer presión sobre controvertidas propuestas del presidente Donald Trump. Y con ello, la flamante mayoría, renovada por una generación surgida de las bases, tiene la responsabilidad de redirigir la brújula de la nación hacia el civismo que convirtió al país en modelo para las sociedades democráticas.

La nueva generación de funcionarios electos tiene por rostro la diversidad de la nación. Muchos representan a sectores tradicionalmente marginados. Por primera vez en la historia, más de un centenar de mujeres ocupará escaños en la Cámara de Representantes. Entre ellas, dos nativo-americanas, dos musulmanas y tantas otras afroamericanas, asiáticas y latinas. En ellas recae ahora la misión de hacer la diferencia. Les toca modelar lo que reclamaron: inclusión y respeto con integridad y transparencia.

Los resultados mixtos -una mayoría demócrata en la Cámara y el control republicado del Senado- surgen de una activación atípica de electores; unos movidos por antipatías, otros por simpatías, la mayoría activados por una retórica incendiaria y divisiva, promovida por el propio presidente.

En un esfuerzo por variar el tono, el mandatario consignó ayer, con acierto, que demócratas y republicanos pueden alcanzar terreno común en áreas importantes, como los temas de infraestructura.

De inmediato, sin embargo, mostró que poco incidió en su estilo el mensaje de los votantes. De entrada, sacó de su puesto al secretario de Justicia, Jeff Sessions, consecuencia anticipada de su inhibición en la pesquisa del FBI sobre la presunta influencia rusa en las elecciones del 2016. Sin poder desligar los asuntos públicos de su figura, se atribuyó las sillas ganadas por el republicanismo en la gobernación de estados como Georgia, Florida y Ohio, donde hizo campaña. Y echó en cara a otros correligionarios que perdieron por distanciarse de él. Asimismo, propuso tender puentes con la mayoría demócrata electa en la Cámara, pero luego amenazó con quemar velas si se atreven a investigarlo. Tampoco la prensa quedó libre de sus ataques reiterados.

Del otro lado del espectro, la parquedad y la ambivalencia imperaba el miércoles en las filas demócratas acerca de sus acciones futuras como mayoría en la Cámara baja.

El resultado electoral, sin embargo, no debería ser, para ninguno de los dos bandos, licencia para perpetuar la confrontación. La votación agudizó la división, pero también representa un respiro para multiplicar los esfuerzos de conciliación que preserven, ante todo, la paz, los derechos y la democracia.

Desde todos los cargos, los funcionarios recién electos tienen la encomienda de mejorar con acciones concretas la vida de todos los ciudadanos y su convivencia en sociedad. En particular, la de aquellos en las zonas rurales, que por sentirse relegados por las elites urbanas, reaccionan sin cuestionamientos a los mensajes de miedo y separación.

En un clima tan politizado, el resto de la sociedad civil cobra relevancia mayor. Pretender mitigar la violencia con las mismas acciones que se critican solo conduce a mayores tensiones. Pasados los comicios de medio término, Estados Unidos encara retos apremiantes relacionados con el sistema de salud y las políticas migratorias e internacionales. De todos, el más importante es quizás el rescate de una convivencia social que abrace y celebre su diversidad.

Como nunca, Estados Unidos tiene la oportunidad de generar acciones nutridas por trasfondos y experiencias que abarcan un espectro más amplio de la sociedad. Se trata de un desafío en el que nuevos actores políticos puedan marcar cambios para reencaminar la justicia social contenida desde la presidencia. Confiamos en que los resultados del martes generen nuevas dinámicas y alternativas que sumen por encima de colores.

💬Ver 0 comentarios