💬 0

El bienestar del pueblo es la gran prioridad

Este viernes, cuando se lleve a cabo en la Ciudad de Nueva York la primera reunión del pleno de la Junta de Supervisión Federal, aquellos que trabajan de forma genuina por el bienestar de Puerto Rico deben haber sumado su apoyo a la Sección 245ª como herramienta clave para la inyección de capital en la Isla.

Se trata de una primera reunión organizativa que también es una oportunidad importante para que Puerto Rico asegure a los miembros del organismo federal que cuenta con el consenso en el respaldo al mecanismo para impulsar la economía local con la fuerza suficiente para emplear a miles de padres y madres de familias puertorriqueñas, a la vez que el fisco recauda los ingresos necesarios para responder a las obligaciones prestatarias y los servicios ciudadanos.

La aprobación de la nueva sección 245ª abriría las puertas a un crecimiento anual de entre 1% y 2% y crearía alrededor de 50,000 empleos en suelo puertorriqueño. Con su economía recuperada, Puerto Rico podrá cumplir con más efectividad con el pago a sus bonistas y regresar al mercado de valores para seguir atrayendo el capital que aumentará la actividad económica.

El incentivo permitirá que las manufactureras establecidas en Puerto Rico puedan repatriar sus ganancias a sus matrices estadounidenses mediante un impuesto preferencial. Esta enmienda al Código de Rentas Internas Federal allegaría hasta $2,000 millones adicionales al Tesoro de los Estados Unidos, únicamente procedente de las operaciones en Puerto Rico.

En otras palabras, se trata de un beneficio, no solo para la economía puertorriqueña, sino para la estadounidense.

El sector privado ha asumido el liderato en la presentación de la 245ª ante las autoridades gubernamentales en Washington, incluido el Task Force congresional o Grupo de Trabajo para el Desarrollo Económico de Puerto Rico, surgido de la Ley federal para la Supervisión, Gerencia y Estabilización Económica de Puerto Rico (PROMESA).

Figura con presencia destacada la Coalición del Sector Privado, que agrupa a una veintena de organizaciones y profesionales de toda la Isla y cuyos integrantes abogan por la aprobación de la Sección 245ª, un incentivo que podría ser recibido no sólo por las empresas en operación en Puerto Rico, sino también por las que operan en los estados y demás territorios de Estados Unidos.

A este esfuerzo, y con sentido de urgencia, deben sumarse en consenso los demás sectores, muy particularmente los aspirantes a cargos electivos. La prioridad en este momento difícil en la historia de nuestro País es la recuperación y el fortalecimiento de la economía. Además del beneficio específico para nuestras familias, la solidez económica será la base que preparará a Puerto Rico para el cambio político que el pueblo decida.

La agenda del encuentro del viernes en el bajo Manhattan incluye establecer el calendario sobre el plan fiscal que deberá someter el gobernador Alejandro García Padilla, el cual estará representado por Richard Ravitch. El plan fiscal debe incluir la Sección 245ª como apuesta esencial de la recuperación puertorriqueña.

Estos días son clave para que la clase política que aspira a dirigir el País demuestre su capacidad de trabajar por el pueblo puertorriqueño, por encima de las diferencias ideológicas.

Por eso es vital que, a la primera reunión en pleno de la Junta de Supervisión Fuscal, Puerto Rico acuda unido en apoyo a la Sección 245ª como el incentivo que puede desarrollar de forma contundente la economía puertorriqueña.

💬Ver 0 comentarios