💬 0

El capital humano es la base del crecimiento

El capital humano es pieza clave en la reformulación de todo país. Por eso nos encontramos ante buenas noticias con los resultados de una reciente medición, externa al Departamento de Educación, que concede la calificación máxima de ejemplar a cerca del noventa por ciento de los maestros de Puerto Rico.

Las evaluaciones encomendadas por la agencia educativa a su equipo de directores escolares validan el alto nivel de destrezas y preparación que tienen los educadores isleños para acometer la tarea de formar al estudiante de hoy, ciudadano del mañana.

El Informe de Resultados del año 2017-2018 fue preparado con el respaldo del centro de investigaciones Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab (J-PAL), integrado por profesores de 54 universidades alrededor del mundo. Arrojó un promedio de 88.6 por ciento en las mediciones de uso de tecnología, cumplimiento de deberes y responsabilidades, y los resultados de programas académicos, entre otros criterios.

La garantía de solidez de los recursos magisteriales es uno de los aspectos clave en la reestructuración del sistema educativo. El resguardo formativo es indispensable para que Puerto Rico logre la sociedad humana y económicamente fortalecida que dé paso a la reconstrucción.

Métricas como estas pueden asistir al departamento en la identificación de las áreas de fortaleza y oportunidades de su personal docente. Permiten valorar el avance o retraso en las políticas y los programas educativos, a partir de evidencias de desempeño.

Estas pruebas se convierten en referente para establecer planes de educación continua para el magisterio en las diversas áreas de la modernización que es vital en la profesión de enseñar.

La decisión anunciada por la secretaria Julia Keleher de realizar los exámenes anualmente y de institucionalizar la oficina de evaluaciones es el camino acertado para evaluar los niveles de rendimiento mediante indicadores de ejecución objetivos.

También son atinados los planes de utilizar dichas apreciaciones para sostener el mérito y el desempeño como principios rectores en el servicio público, al que Educación aporta con 23,000 maestros. Así, las evaluaciones aayudarán a identificar la excelencia que amerita reconocimiento en la forma de aumento de sueldo y promociones dentro del sistema, entre otras. Es igualmente adecuado detectar las ejecutorias fallidas que demandan oportunidad de corrección.

Los criterios para la excelencia magisterial deben servir a un proyecto educativo de vanguardia y a largo plazo, que tenga al estudiante como centro y razón de ser.

Para lograrlo es necesario, por ejemplo, que la matrícula calculada en alrededor de 300 mil estudiantes tenga acceso a tecnología y currículos actualizados periódicamente. Proveer materiales y equipos pedagógicos de forma regular es también esencial para un exitoso proceso de aprendizaje.

Algunas iniciativas ya se han encaminado. De acuerdo con Keleher, las mejoras al entorno físico son atendidas bajo el plan de reparaciones respaldado con $35 millones de asignaciones federales. El proyecto ha impactado a 702 de los 856 planteles que integran el sistema público. Para algunos se han contemplado aspectos innovadores, tales como la instalación de placas solares para energizar las aulas especializadas.

Otro renglón importante de la reforma educativa es robustecer la estructura administrativa del sistema con procesos ágiles y eficientes. Uno que requiere atención urgente es precisamente el reclutamiento de maestros, que al presente arroja un déficit de 3,000. Ocuparse de este asunto facilitará las metas de la reforma en otras áreas cruciales: detener la elevada deserción y aumentar los niveles de aprovechamiento de los estudiantes.

La preparación y el compromiso del magisterio de Puerto Rico debe ser el gran aliado en el objetivo del país de convertir la educación en el infalible vehículo colectivo de avance social y económico.

💬Ver 0 comentarios