💬 0

El contribuyente cumplidor merece gran reciprocidad

Las alrededor de cien mil planillas adicionales, rendidas al cierre del periodo contributivo 2018, en comparación con el año anterior, son una señal del sentido de responsabilidad de muchos contribuyentes y del potencial de crecimiento de recaudos para el erario en Puerto Rico.

El Departamento de Hacienda ha adelantado el alto número de contribuyentes que cumplieron su deber de aportar al fisco una parte de sus ingresos obtenidos el pasado año. De acuerdo a los datos oficiales, los contribuyentes radicaron electrónicamente 750,000 planillas, al cierre de esta edición. Se esperaba que el conteo final alcance las 900,000.

Estos datos hablan de ciudadanos comprometidos con el presente y futuro de Puerto Rico. La participación laboral y contributiva de estos cientos de miles de trabajadores es una apuesta a que, con los necesarios ajustes en las estructuras públicas, nuestra isla puede superar sus grandes desafíos.

Con un estimado de $400 millones por encima de la proyección para las arcas públicas, hasta ayer el gobierno preveía que podría cerrar el año fiscal con $200 millones más de los proyectados en el plan fiscal. Ese escenario impone sobre el gobierno una mayor responsabilidad hacia sus constituyentes. Le exige prudencia y rendición de cuentas. La administración queda obligada a retribuir esa contribución con mejores servicios y con los pasos necesarios para el fortalecimiento de la infraestructura socioeconómica que motive la creación de empleos. Estos deben generar más actividad económica y, con esta, mayores ingresos que ayuden a cuadrar la caja pública.

Los datos también revelan una mejor capacidad de captación por parte de Hacienda, en lo que respecta al renglón de ingresos. Esta captación está apoyada, en parte, en su celeridad para emitir los reintegros. Hasta el lunes, se habían devuelto $160 millones en reintegros, lo que constituye un acto de justicia a quienes cumplieron a tiempo con su responsabilidad. Según Hacienda, 15,000 contribuyentes solicitaron prórrogas.

Contar con un sistema de recaudo eficiente cobra mayor relevancia en estos tiempos de estrechez fiscal, cuando la deuda multimillonaria sigue bajo la atención del Tribunal Federal, bajo el amparo del Título III de la ley Promesa.

Le corresponde al gobierno retribuir el respaldo tributario que con tanto esfuerzo emiten los contribuyentes con un servicio público eficiente a través de una estructura de gobierno ágil y sin redundancias.

Ya el gobierno ha implementado algunos cambios en el esfuerzo de dotar al país con recursos que le permitan cuadrar sus cuentas, recuperar su credibilidad y su capacidad crediticia para mover la aguja económica.

No obstante, sigue pendiente la tarea de generar, con la participación de todos los sectores, una reforma contributiva amplia y perdurable que simplifique y distribuya proporcionalmente la carga contributiva para facilitar el desarrollo de un país competitivo, y sostenible económica y socialmente.

El sistema contributivo y sus incentivos individuales y corporativos requieren métricas y justificaciones basadas en evidencia. Deben ser responsivos a la realidad actual y a las proyecciones demográficas y económicas de la isla. También deben ser efectivo en erradicar la evasión del tributo, no solo sobre los ingresos, sino del consumo.

Con ello hacen justicia a los contribuyentes responsables y aportan al equilibrio presupuestario necesario para reestructurar la deuda y regresar a los mercados de capital. Son además, empuje para el desarrollo económico a largo plazo.

Además, es fundamental, dar forma a una visión amplia e integrada del país, que dé norte a un conjunto de reformas críticas, incluidas la contributiva y la energética. Estas reformas son base para otras políticas urgentes, dirigidas a reactivar la economía, construir equidad y justicia social.

Un sistema tributario eficiente es el mejor incentivo para los ciudadanos y las empresas que cumplen con su deber.


💬Ver 0 comentarios