💬 0

El desarrollo requiere estadísticas confiables

Puerto Rico tiene que solucionar sus graves deficiencias de producción y manejo de datos estadísticos para poder encaminar una reconstrucción integral que aproveche al máximo la histórica asignación federal multimillonaria que comienza a recibir.

El país tiene que alejarse de la improvisación con parches cada cuatrienio a falta de mapas estadísticos actualizados. Estos datos son vitales para guiar planes y acciones congruentes, del gobierno y del sector privado, a corto, mediano y largo plazo.

Los señalamientos sobre la falta de datos confiables han sido reiterados durante años por sectores y autoridades locales e internacionales. Tales observaciones de negocios y analistas prestigiosos sobre los malabares que conllevan los estados financieros locales, al punto de impedirles garantizar la veracidad de dichos informes, explican, en parte, la dificultad de atraer inversión a la isla.

Para que funcionen, las apuestas del nuevo país tienen que basarse en datos específicos y certeros sobre cada sector.

Es hora de actualizar los métodos para medir la macroeconomía, que todavía se basan en una realidad de hace medio siglo. Ni siquiera están al día los multiplicadores económicos por industrias, sobre los cuales debe basarse el nuevo Código de Incentivos. La falta de un inventario revisado de propiedades del gobierno ha sido señalada como una de las causas por las que demoró en llegar la ayuda federal tras la emergencia del año pasado.

Estas deficiencias suponen obstáculos inmensos para la recuperación. Incluso para la restructuración de su deuda.

Hace falta fortalecer todo el sistema de información económica para medir correctamente el producto bruto y el crecimiento de la economía. Contar con proyecciones macroeconómicas certeras provee confianza y dirección a la inversión, y apoya los esfuerzos de renegociar las deudas pendientes.

Ya Puerto Rico trabaja con el Departamento de Comercio de Estados Unidos para mejorar la medición de la actividad económica. Y coordina un proyecto para actualizar e interconectar los sistemas de contabilidad del gobierno. Se ha comprometido con el Congreso a atender las deficiencias en la recolección, análisis y presentación de datos. Y debe cumplir.

Queda fortalecer la capacidad de la Junta de Planificación y de otros organismos a cargo de elaborar proyecciones indispensables. Actualizar la matriz de insumo-producto es esencial para definir con claridad la interrelación de industrias, así como para evaluar los cambios en la estructura contributiva, entre otras áreas.

El gobierno apunta en la dirección correcta cuando propone una serie de guías que midan la efectividad del uso de los fondos por desembolsar. Entre ellas, Puerto Rico y el mercado de inversión deben tener certezas sobre el tamaño real de la fuerza trabajadora y su población en edad laboral, entre otros aspectos relevantes.

Debemos contar, como país, con una radiografía de la migración que permita identificar las características de quienes se van y quienes se quedan para planificar, sobre bases reales, el país en vías de refundar. Cuáles serán las demandas futuras de educación en sus distintos niveles y cuál es la necesidad de servicios médicos y hospitalarios son datos que permiten a la isla organizarse para asumir los retos futuros.

Los avances tecnológicos derrotan ya cualquier excusa para demorar una de las tareas más apremiantes para el proceso de recuperación. Es momento de determinación y voluntad de medición precisa y transparente.

Ni la crisis económica y fiscal de Puerto Rico, ni los retos enormes de la recuperación que quedan por delante, permiten dar más palos a ciegas que le cuestan al país dinero, sacrificios y hasta vidas. Aspiremos a que Puerto Rico sea referente de un desarrollo económico sólido con justicia social. En esa aspiración, se impone asumir de una vez la tarea impostergable de producir datos económicos confiables.

💬Ver 0 comentarios