💬 0

El gran deber legal y moral del gobernador

Garantizar al país la sucesión constitucional designando a un secretario de Estado que tenga los atributos necesarios para asumir la gobernación constituye una obligación, no solo legal sino moral, por parte del gobernador saliente.

Es hora de que el desprendimiento y compromiso del liderato político con el bienestar puertorriqueño quede demostrado, asegurando que la persona que asuma la gobernación este viernes tenga los méritos que tan importante responsabilidad requiere.

Otra vez pareciera ser que no se oye la voz de la gente que exige transparencia y decisiones efectivas. El nuevo gobernante ha de tener desde la partida los atributos necesarios para disipar la incertidumbre que aún angustia a Puerto Rico.

La gobernación debe asumirla quien refleje las aspiraciones profundas del pueblo de contar con un gobierno limpio, al que le caracterice la madurez para aceptar y dirimir con armonía las diferencias, y el respeto a la dignidad ajena.

Durante las pasadas semanas, millares de ciudadanos han expresado un mandato que trasciende el rechazo a la gobernación de Ricardo Rosselló. El pueblo quiere un cambio profundo en la manera de gobernar, repudia la corrupción y el amiguismo, el desdén hacia las vulnerabilidades de la gente, las intrigas, los prejuicios, el tribalismo y la ofensa.

Quien gobierne debe contar con un espíritu conciliador, libre de señalamientos de turbidez administrativa o de carácter, y ser capaz de aglutinar, en vez de dividir. Tiene que ser una persona diestra en el oficio de administrar y timonear hacia la superación de los complejos retos, sin oportunismos políticos.

La vacante en la Secretaría de Estado coloca a la de Justicia próxima en la línea de sucesión para la gobernación. La secretaria Wanda Vázquez ha manifestado su desinterés por gobernar. Nombrar a un secretario de Estado será el último legado de Rosselló. Debe reflexionar muy bien cómo quiere que la historia lo recuerde.

Rosselló y la legislatura tienen el imperativo constitucional y moral de asegurar que esta semana Puerto Rico cuente con un titular de Estado en propiedad que cumpla con las cualidades para gobernar.

El nuevo gobernante tendrá la tarea inmediata de llenar las vacantes en entidades públicas. Al país le urge un liderazgo que pueda restablecer los vínculos de trabajo con Washington y la Junta de Supervisión Fiscal.

Pero la pugna por el control del poder del Estado ha impedido al ejecutivo saliente y a la legislatura armonizar en el asunto neurálgico de la dirección del país.

Puerto Rico cambió.

Esto, como expresó ayer este periódico, fue una clase mundial de civismo tras un movimiento multitudinario y pacífico. No se trata de decidir por quién vele los mejores intereses de la isla, sino por quién también sea capaz de proyectar la imagen de Puerto Rico ante el mundo. Los puertorriqueños llamaron la atención de la comunidad internacional con tanto o mayor alcanceque la mirada solidaria después de las catástrofes de Irma y María.

Cuando las redes sociales y los ojos de la prensa internacional derriban fronteras, el país requiere de un nuevo líder que responda a las expectativas de aquí y allá.

El turismo es una industria principal. La maravillosa demostración masiva, que muestra a un país activo, alegre y resiliente, no podrá ser superada por la más creativa y millonaria campaña de publicidad. Seguramente muchos desearán venir para conocer de cerca a la gente que, sin violencia, ofreció una expresión inédita de civismo cuando la mirada global asocia la palabra protesta a dolor, separación y sangre.

El próximo inquilino de La Fortaleza debe ser un líder coherente con los mejores atributos de un pueblo que demostró que aquí ya nada será lo mismo.

El grito de “yo no me dejo”, entonado a coro por nuestra juventud, no debe tomarse a la ligera. Es un clamor que dejó añeja, de una día para otro, a la política tradicional de componendas y privilegios.

Es hora de responder a la altura que exige este momento histórico. La inestabilidad institucional que atraviesa el país no puede prolongarse más.

💬Ver 0 comentarios