💬 0

El pueblo venezolano clama libertad y progreso

La decisión de Estados Unidos de retirar todo su personal diplomático de Venezuela ilustra la firme posición estadounidense de repudiar el régimen antidemocrático de Nicolás Maduro, que ha sumido al pueblo venezolano en una desesperante crisis humanitaria intensificada por el colapso energético.

La comunidad internacional debe mantenerse firme en su rechazo a la falta de libertades civiles que sufren los hermanos venezolanos, víctimas también de la insensibilidad y la represión ejercidas por las fuerzas armadas bajo el mando del sistema totalitario.

A pesar de las lamentables circunstancias, la terminación de relaciones diplomáticas con Venezuela no debe cerrar la puerta al diálogo que lleve al fin democrático del sufrimiento venezolano. El aislamiento es la peor ruta que puede tomar Venezuela, con su gente llevando la peor parte.

La interrupción de las relaciones con Estados Unidos impacta de modo significativo la economía venezolana. La ilegitimidad de la presidencia de Maduro ha derivado en sanciones contra la petrolera PDVSA, propiedad del gobierno venezolano y su fuente de ingresos más grande. En enero, el Departamento del Tesoro estadounidense anunció el bloqueo de cerca de $7,000 millones en activos de la empresa depositados en bancos de Estados Unidos, los que dejarán de circular en la economía de Venezuela.

Otro impacto de peso es la reducción de las exportaciones a Venezuela, equivalentes a $11,000 millones durante el próximo año, cuyo efecto se amplía con la prohibición a los estadounidenses de hacer negocios con la empresa venezolana.

El martes, el gobierno de Maduro anunció que daba por concluidas las conversaciones con Estados Unidos para explorar la posibilidad de abrir oficinas de intereses, tanto en Caracas como en Washington D.C., mientras sus respectivas embajadas permanezcan cerradas.

Este escenario crítico le cierra la puerta a las transacciones comerciales que no se hayan interrumpido entre ambos países.

Maduro también ha roto relaciones con Colombia, vecino que ha albergado a más de un millón de venezolanos que huyen de la tiranía y la miseria. Diversos países han tratado de entregar ayuda humanitaria al pueblo de Venezuela, a través de la frontera con Colombia. Pero el ejército de Maduro no ha permitido el paso de alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad.

La crítica tensión social, derivada de la pérdida de libertades y del empobrecimiento material, ha empeorado desde la semana pasada con el apagón general que paralizó al país, obligando a la suspensión de clases y labores. A varios días de la dramática falla energética, aún quedaban grandes sectores sin servicio. Ello pone de manifiesto, no solo el nivel de deterioro del sistema eléctrico, sino la incompetencia del régimen para satisfacer las necesidades básicas de la población.

A la falta de luz le ha seguido la de agua, lo que impacta a grandes sectores de la población. La respuesta del gobierno de Maduro ha sido dar paso a una investigación, por supuesto sabotaje, contra el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien lidera la oposición al gobierno de Maduro dentro y fuera de Venezuela. Con ello tan solo conseguirán avivar las manifestaciones por la salida de Maduro.

Ante las insensibilidades gubernamentales, las carestías y la convulsión en las calles que vive el pueblo bolivariano, el papel de la comunidad internacional se torna más importante. Ya suman más de cincuenta los países que han reconocido a Guaidó como presidente interino. Esas naciones, junto a la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, decidieron no avalar el segundo mandato que Maduro asumió en enero pasado tras unos comicios impugnados.

Sobre la comunidad de naciones recae el deber moral de mantener la presión contra el régimen chavista, que se ha aferrado ilegítimamente al poder.

Es preciso subrayar el respaldo a las fuerzas de la democracia mediante acciones que lleven a la recuperación de las libertades civiles y las opciones de crecimiento económico para el pueblo de la república bolivariana.

💬Ver 0 comentarios