💬 0

En lucha por la igualdad laboral de las mujeres

La participación de la mujer en el mundo laboral representa un porciento mayor que la de los hombres, pero es preciso aumentar las oportunidades de la población femenina de acceder a puestos directivos, que sigue siendo menor.

Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas refleja que el acceso de las mujeres a puestos de mando ha crecido en un 20% en los últimos años, aunque los hombres siguen alcanzando cargos directivos en mayor proporción, lo que significa que necesitamos avanzar en el renglón de la igualdad de oportunidades.

Las mujeres representan el 55% de la fuerza laboral en Puerto Rico, de acuerdo a estadísticas oficiales, pero devengan salarios más bajos que los hombres. El sueldo promedio de la mujer, según datos recientes, era de $283.30 a la semana, frente a los $290 semanales que gana en promedio un hombre.

Fomentar la igualdad de oportunidades de empleo, el acceso a cargos directivos y la igual paga por igual trabajo no solo le hace justicia a la mujer, sino que contribuye a la erradicación de la pobreza y a alcanzar equidad de género en el País.

Es importante tomar en cuenta que el 31% de las mujeres que trabajan fuera en Puerto Rico, y que ganan menos que los hombres en iguales labores, es el que lleva el sustento al hogar.

Estas mujeres compiten en desventaja con los hombres debido a que, además de trabajar fuera, tienen que atender las labores domésticas y se enfrentan a dificultades a menudo insalvables a causa de los horarios escolares incompatibles con los del trabajo, sin que encuentren apoyo institucional adecuado para resolver estos problemas.

La mayoría de las mujeres, el 54%, trabaja en empleos del gobierno, y el 46% que labora en la empresa privada ocupa, principalmente, puestos administrativos terciarios, como los de secretarias y oficinistas, que pagan sueldos menores.

Por fortuna, la balanza sigue moviéndose hacia la equidad y, como se planteó en días pasados en un congreso internacional de la mujer industrial realizado en San Juan, cada vez hay más mujeres que incursionan en industrias tecnológicas y de energía, lo que aumenta sus oportunidades de crecimiento en el empleo.

Los cambios tecnológicos representan nuevas oportunidades para las mujeres. Como señala Lisé Markham, fundadora y principal oficial ejecutiva de una empresa de consultoría con sede en San Diego, California, las mujeres son mejores comunicadoras y se adaptan mejor a los cambios que los hombres, lo que les abre puertas en el mundo de las redes sociales.

Otra ventaja que puede resultar útil a las mujeres que buscan crecer laboralmente es que, según las estadísticas consultadas, el 74% de las féminas que trabajan en Puerto Rico posee alguna educación postsecundaria.

Es cierto que la recesión ha detenido el ritmo ascendente que llevaban las mujeres en posiciones directivas, pero, a pesar de ello, las féminas que ocupan el cargo más alto en empresas locales subieron de representar el 5% en 2010 a colocarse en el 7.5% en 2015, lo que dramatiza los cambios y refleja el avance de la mujer en el mundo laboral.

El sector de servicios es el más significativo, con 53 de las 293 empresas con mujeres al mando. El sector manufacturero es regido por mujeres en 11 de 89 empresas.

Conocer esas historias de éxito en el reciente congreso auspiciado por la Asociación de Industriales representa un gran estímulo para las mujeres en el campo laboral, ya que sus protagonistas sirven de modelo a las demás.

Sigamos destacando la gran contribución de la mujer al mundo del trabajo porque ellas generan una parte importante de la actividad económica del País y el crecimiento de la economía es una herramienta indispensable para la tarea de recuperación que tenemos por delante.

💬Ver 0 comentarios