💬 0

Es deber del PNP propiciar la solución de la crisis

El Partido Nuevo Progresista, cuya plataforma llevó a La Fortaleza a Ricardo Rosselló, tiene el deber y la oportunidad de propiciar una solución seria y rápida a la aguda crisis de gobernanza e inestabilidad social que atraviesa Puerto Rico, ante la presión del pueblo para que el mandatario renuncie.

Voces prominentes dentro de la colectividad así lo han reconocido. La propia compañera de papeleta electoral de Rosselló, la comisionada residente Jenniffer González ha dicho que la situación que vive Puerto Rico es insostenible y se ha sumado al pedido masivo de que Rosselló ceda el liderato gubernamental.

Para el exgobernador Luis Fortuño, la pérdida de la autoridad moral y la quiebra del vínculo sagrado entre el gobernante y los gobernados son razones de peso para la dimisión. Argumentó que los acontecimientos sin precedentes han afectado mucha parte de la actividad gubernamental y económica del país, que sufre el estancamiento del flujo de los fondos federales para la recuperación. Más aún, la magnitud de la crisis obliga a considerar con toda seriedad sus repercusiones en la democracia. Otra figura clave de la colectividad, el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, ha declarado que el gobernador debe encaminar una transición ordenada que permita terminar con el desasosiego en el país.

Cada día, alcaldes y legisladores del partido de gobierno dan un paso al frente reconociendo el malestar del pueblo por la negativa de Rosselló de aceptar que perdió la estatura para permanecer en el cargo. Muchos han invocado los principios sobre los que se creó el PNP. La alcaldesa de Ponce, María “Mayita” Meléndez destacó que la colectividad fue fundada hace 51 años sobre las bases de justicia social.

Bajo los principios de igualdad, dignidad y progreso, el partido fue creado para impulsar el ideal de estadidad que representa a un muchos puertorriqueños. Como tantos otros puertorriqueños, la base del PNP quiere lo mejor para la isla. Sin distinción de credos, ideologías, ni de sector social o económico, los puertorriqueños consideran que el contenido del chat, sumado a la corrupción, revela insensibilidad y desdén hacia la gente.

La crisis institucional perjudica al país. Repercute sobre las operaciones gubernamentales y empresariales, el ánimo y la imagen de nuestra gente, y el clima de negocios e inversión necesario para la recuperación económica. Tras una semana de manifestaciones masivas y de disloque en el mando del gobierno, la Cámara de Representantes anunció ayer un comité especial que le asesora sobre el proceso de residenciamiento. Le concedió hasta diez días para recibir un análisis, plazo demasiado extenso ante la crisis institucional que le drena energías a la isla. Un análisis del Colegio de Abogados y Abogadas ya ha concluido que el chat entre Rosselló y su círculo cercano contiene elementos que pudiesen constituir delitos, lo que justificaría el inicio del residenciamiento.

Puerto Rico necesita cerrar a la brevedad este periodo aciago de ingobernabilidad para reenfocar su atención y energías en los grandes problemas que siguen sin solución.

Tenemos que aprovechar la apuesta de emprendedores e inversionistas locales y del exterior que reconocen el inmenso potencial de desarrollo de nuestra isla. Hay que enviar un mensaje claro y contundente a Washington de esta crisis institucional producirá de inmediato una reforma en las estructuras y procesos de gobierno, inmunes a la corrupción. Debemos asegurar que, a la vez que se reestructura la deuda, cada dólar dirigido a servicios y a la operación de gobierno será bien usado.

Para encaminar la recuperación fiscal y económica, Puerto Rico necesita reestablecer la estabilidad y credibilidad de sus instituciones. La convocada reunión del Directorio de la colectividad tiene la responsabilidad histórica de adelantar una solución con la celeridad que el momento requiere. Debe dirigir a su mayoría novoprogresista en la Asamblea Legislativa a cumplir con su responsabilidad constitucional sin más demoras.

💬Ver 0 comentarios