💬 0

Es imperativo proteger la integridad de cada voto

La pureza del sistema electoral robustece la democracia. Sin mecanismos que protejan de forma clara la integridad de cada voto, el sistema de sufragio se vuelve vulnerable a acomodos y a pretensiones de acaparamiento de poder.

Resguardar nuestro sistema de votaciones es un imperativo. Ha sido modelo de salvaguarda democrática para otros países. Cualquier reforma debe fortalecer esa entereza. La legislatura tiene ante su consideración un proyecto de ley que provoca serias preocupaciones en diversos sectores porque pondría en jaque fundamentos de la democracia electoral. Las dudas deben ser dirimidas con un análisis documentado que permita mejorar el sistema, no debilitarlo.

En una democracia, el sistema sufragista es un bien de país que debe ser inmune a intereses particulares. La legislación bajo consideración del Senado propone alteraciones significativas al ejercicio del voto y a toda la estructura electoral.

Sus proponentes aducen que la intención de reformar el sistema es hacerlo más ágil y menos costoso, para lo cual no es necesario disminuir la probidad electoral. Expertos en la estructura sufragista advierten que el proyecto debilita o elimina las garantías electorales que han caracterizado la democracia puertorriqueña.

Entre los aspectos que más inquieta a conocedores del tema, destaca la propuesta de liberalizar los votos ausente y adelantado, permitiéndole votar a cualquier persona que lo solicite. Al presente, el derecho al voto ausente y al adelantado aplica a estudiantes, militares, trabajadores agrícolas y personas enviadas por sus patronos a laborar fuera de la isla. Tales excepciones deben certificarse por escrito y una autoridad competente debe hacer constar las circunstancias en que se vota.

Permitir que viajeros incidentales, por trabajo o vacaciones, voten a distancia, levanta dudas sobre las salvaguardas que validen cada sufragio, sobre todo, porque la propuesta legislativa prescinde de la tarjeta electoral. Para votar solo se requeriría presentar una licencia de conducir de cualquier jurisdicción de Estados Unidos.

Los proponentes señalan que el proyecto preserva las garantías de inscripción, transferencia o reubicación. Pero existen dudas sobre dónde se trazará la raya para asegurar que personas ajenas a nuestro contexto electoral influyan los resultados. El régimen sufragista dispone que no se pueden tener dos domicilios electorales. El lugar de votación debería ser aquel donde se desarrollan principalmente las actividades cotidianas.

Para impugnar los votos no cualificados, el sistema electoral ha dispuesto procesos de recusación que el nuevo proyecto pretende criminalizar. Basados en dificultades de legibilidad, técnicas o discrepancias sobre los datos de votantes, la recusación ha sido crítica en el pasado para aclarar la validez del sufragio.

Además, la medida busca eliminar de forma gradual, hasta prohibir en 2028, las papeletas físicas. Estos documentos han servidocomo evidencia definitiva de la voluntad del elector, en casos de impugnación y recuentos. El propio gobierno de Estados Unidos está haciendo obligatorio que consten papeletas físicas en todo proceso de elección a un puesto federal, ante los intentos de Rusia de interferir en los comicios federales.

El proyecto senatorial busca, además, delegar en los jueces del Tribunal Supremo el nombramiento de la persona que presida la Comisión Estatal de Elecciones, tarea que ahora corresponde a quien gobierne. Es preciso abstenerse de debilitar la institucionalidad y la confianza que el país profesa a los sistemas electoral y judicial. El Tribunal Supremo podría tener que revisar decisiones tomadas por la CEE. No debería ser, pues, juez y parte.

Cada una de las propuestas de reforma electoral debe justificarse con evidencias que faciliten consensos a favor de la integridad de la estructura sufragista. El mejor interés de la democracia tiene que estar por encima de cualquier ambición personal o partidista. En pleno conteo regresivo hacia el proceso electoral de 2020, con elecciones especiales este año y primarias el verano próximo, tiene que primar la pureza de un sistema que garantice la libertad de elegir mientras evita que cualquier parte se perpetúe en el poder.

💬Ver 0 comentarios