💬 0

Es necesaria ya la Junta de Supervisión Fiscal

Los eventos que tienen lugar en Puerto Rico, justo cuando se espera que el liderato de la Cámara de Representantes de Estados Unidos presente sus cambios al proyecto de ley con el que atendería la crisis de las finanzas públicas de la Isla, ponen de manifiesto la necesidad de que el Congreso estadounidense dé paso a una Junta de Supervisión Fiscal federal que, con presencia significativa puertorriqueña, reestructure la deuda de $70 mil millones y viabilice los incentivos que encaminen la recuperación de la salud de las arcas gubernamentales y el desarrollo económico local.

La visita a la Isla del secretario del Tesoro, Jacob Lew, su segunda en apenas meses, pone en perspectiva las graves implicaciones económicas y humanas de que el Congreso deje a Puerto Rico sin mecanismos para atender organizadamente la deuda y cumplir con los servicios básicos a la ciudadanía. La seriedad coyuntural es subrayada con la visita del portavoz de la minoría demócrata en la Cámara baja federal, Raúl Grijalva. Ambos funcionarios, además de informar al gobierno puertorriqueño sobre el estado de las negociaciones en Washington en torno al caso de Puerto Rico, proveen visibilidad al escollo financiero isleño.

Mientras tanto, el liderato gobernante de Puerto Rico se enfrasca en una pugna divisionista que debilita el esfuerzo por convencer al Congreso de proveer a Puerto Rico las herramientas necesarias para enfrentar la crisis sin castigar a nuestro pueblo. Lo menos que necesita Puerto Rico, justo en la encrucijada de indefensión en que se halla, es un nuevo tranque entre los poderes legislativo y ejecutivo en torno al proyecto del presupuesto general para el ejercicio fiscal 2017.

Esta polémica, sumada a la amenaza de veto del gobernador a las enmiendas a la Ley de Moratoria y al incumplimiento del gobierno local con la entrega de los estados financieros auditados que evidencien la crisis fiscal, retratan con elocuencia la necesidad de crear una Junta de Supervisión Fiscal federal que dirija los asuntos presupuestales y fiscales de la Isla.

Favorecemos la designación del organismo federal con participación puertorriqueña, acompañado de iniciativas para el estímulo económico y la reestructuración de la deuda pública. Eso es lo que requiere con urgencia el pueblo de Puerto Rico.

El presidente de nuestra Cámara, Jaime Perelló, y los demás miembros de ese cuerpo están llamados a evitar que se consuma la preocupante amenaza expuesta por el presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuesto, Rafael Hernández Montañez, de otra polémica centrada en diferencias ideológicas en torno al proyecto presupuestario.

El virtual ultimátum lanzado por Hernández Montañez al gobernador Alejandro García Padilla exigiéndole que en el proyecto presupuestario incluya las asignaciones necesarias para el pago de las obligaciones generales, u ocurriría el dañino tranque, es un ejercicio que en nada abona a la causa mayor de Puerto Rico.

Para empezar, el proyecto presupuestario se halla en su etapa de confección en manos de la Oficina de Gerencia y Presupuesto y de los demás organismos que deben intervenir en sus correspondientes ingresos y partidas. Además, ya que el documento de presupuesto requiere la propuesta de La Fortaleza y la aprobación de la Legislatura, lo sensato es que el diálogo fluya entre las partes para que el resultado final responda a los intereses del pueblo.

El entendimiento de la severa realidad fiscal y operacional del gobierno, y echar de lado los protagonismos personales, partidistas e ideológicos deben denominar en las conversaciones que conduzcan a la aprobación del documento presupuestario.

Lo que corresponde, en fiel descargo de la función pública de funcionarios electos y ejecutivos, es un espíritu de solidaria colaboración para la elaboración de un presupuesto articulado sobre las bases reales de la situación fiscal.

Las energías y la voluntad tienen que dirigirse a conseguir que el Congreso enmiende el proyecto, de manera que pueda ayudar a Puerto Rico a enfrentar con reales probabilidades de éxito el serio problema fiscal. Esa es otra deuda que el liderato político tiene con nuestro pueblo.

💬Ver 0 comentarios