💬 0

Importante designación para Puerta de Tierra

La inclusión de Puerta de Tierra en el Registro Nacional de Lugares Históricos de Estados Unidos hace justicia al singular valor arquitectónico, arqueológico y cultural de esta comunidad ubicada a la entrada de la isleta de San Juan.

La designación brinda espacio a un ejercicio de revalorización individual y colectiva que cobre forma en un plan de desarrollo integral para darles brillo a los recursos patrimoniales de la zona y su proximidad al distrito histórico del Viejo San Juan.

Los residentes, comerciantes, visitantes y otros sectores que interactúan en la zona comprendida entre el Puente San Antonio y el Casino de Puerto Rico podrán beneficiarse de un renacer que respete su identidad e intensifique los aspectos en los que armonizan.

El área alberga el parque pasivo Luis Muñoz Rivera y su Pabellón de la Paz, los muelles turísticos de la bahía de San Juan por el costado sur, y por el norte, un brazo del Océano Atlántico de belleza espectacular, entre otros distintivos que se suman al patrimonio reconocido.

La clasificación federal integra a trece estructuras que figuraban en el Registro, pero de forma separada, para su protección. Entre ellas están el Casino de Puerto Rico, la Biblioteca Carnegie, el residencial El Falansterio, la Escuela de Medicina Tropical, la iglesia, convento y casa parroquial de San Agustín, y las escuelas Dr. Martin G. Brumbaugh y José Celso Barbosa.

Ampliar la designación de preservación a Puerta de Tierra significa que toda la Isleta de San Juan es un distrito histórico. De modo que resulta lógico que se evalúe su evidente potencial para también ampliar su actividad económica con la sensibilidad que demandan el entorno histórico y las poblaciones que allí habitan.

Puerta de Tierra cuenta con comunidades de variados perfiles. Junto a instalaciones residenciales y comerciales modernas se encuentran comunidades que necesitan oportunidades de desarrollo. Para ello se han lanzado valiosas iniciativas, como un proyecto para desarrollar las artes y darle visibilidad a la zona auspiciado por jóvenes.

La nueva designación debe ayudar a identificar otras actividades conducentes a generar empleos, mantener la integridad de la comunidad y mejorar su calidad de vida. Una ruta que abre oportunidades para las vecindades y las entidades que las representan, es obtener exención contributiva federal y acceder a fondos federales asignados por el Congreso para proyectos en las zonas históricas. Estas son buenas noticias para los grupos que buscan conservar las estructuras locales, por ejemplo, el edificio El Infanzón, con la aspiración de establecer allí el Museo de Historia y Comunidad de Puerta de Tierra.

Otra instancia es el residencial El Falansterio, que demanda un remozamiento acorde con el elegante estilo art deco que tan bien representa. Está en manos de la Administración de Vivienda Pública propiciar actividades productivas y de desarrollo de destrezas para el trabajo y la vidaen este enclave, así como en los residenciales que sustituyeron a los edificios Las Acacias, edificados con espacios para negocios en la primera planta y vivienda en las superiores.

La Oficina Estatal de Conservación Histórica, que auspició la nominación de Puerta de Tierra hasta lograrla, tiene en sus manos la oportunidad de generar planes viables de preservación para la zona. Se debe contemplar también el potencial turístico y proyectos de autogestión para los residentes, lo que corresponde, en parte, a la Compañía de Turismo y al Municipio de San Juan.

Ha sido importante, por otro lado, el trabajo arduo de investigación, preparación y defensa de la propuesta ante el Registro de Lugares Históricos que Preservación Histórica encomendó a la doctora Arleen Pabón Charneco. Su trabajo, asistido por la arquitecta Imandra Martínez, es un ejemplo que debe replicarse en beneficio del patrimonio histórico y de nuestra gente.

💬Ver 0 comentarios