💬 0

Informe Mueller estabiliza la institución presidencial

La investigación realizada por el fiscal especial Robert Mueller, que no encontró evidencia que involucre a la campaña presidencial de Donald Trump en una conspiración con Rusia para influenciar los comicios de 2016, alecciona sobre la importancia de procurar la pulcritud, la estabilidad y la continuidad de las instituciones democráticas.

Los principios democráticos obligan a respetar los hallazgos de Mueller, en aras del bienestar del pueblo y de las instituciones que lo representan. Es preciso permitir que estas puedan seguir trabajando, dentro del marco legal y constitucional.

Cualesquiera que sean las opiniones políticas sobre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo cierto es que la pesquisa de Mueller no encontró evidencia que incrimine al mandatario en una trama conspirativa para facilitar la interferencia rusa en la campaña electoral en la que Trump resultó electo.

Sin duda, las repercusiones políticas, morales y económicas de un resultado contrario, hubieran puesto a los Estados Unidos en una difícil encrucijada, no solo interna, sino global.

Las tensiones que una pesquisa de esa naturaleza causan entre los propios ciudadanos americanos, sean demócratas o republicanos, y las suspicacias que levantan en la comunidad internacional, no son beneficiosas, tratándose de una potencia que tiene otros grandes desafíos por delante. En cierto modo, esos retos han quedado relegados por la investigación. El proceso ha sido largo, salpicado de amenazas y reproches, pero, al parecer, se mantuvo incólume el rigor profesional del fiscal Mueller. En el ínterin ha sido acusada gente cercana al presidente Trump, aunque por delitos no vinculados a algún intercambio de información con Rusia.

Han sido largos meses de tensión, sobre los que gravitó la duda de que por primera vez en la historia de los Estados Unidos, un candidato presidencial hubiera recibido ayuda de su más emblemático rival, para ganar las elecciones de 2016. Había que dilucidar si Trump había ganado la presidencia porque Rusia movió sus fichas, conspirando con el propio entonces candidato para perjudicar a su rival demócrata, Hillary Clinton.

Aun después de haberse dado a conocer el resultado del informe, este pasado domingo, a través de una carta enviada al Congreso por el secretario de Justicia, William Barr, numerosos sectores, especialmente de la oposición demócrata, se han mostrado reticentes. Exigen que se haga público el documento completo.

Se trata de una petición sensata, teniendo en cuenta la extensión y profundidad del escándalo que ha venido crispando el debate político en los Estados Unidos, y la urgencia de que no prevalezca la menor duda.

Coincidimos con quienes sostienen que quedan aspectos sobre los que es necesario arrojar más luz. Sobre todo en los señalamientos de obstrucción a la justicia. Hay una línea muy fina entre la expresión y las acciones de un presidente, y lo que luego se puede interpretar como una estrategia para que la verdad no salga a flote. Respecto a la obstrucción, el fiscal Mueller ha dicho que “si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera de este”.

El presidente Trump se apresuró a publicar uno de sus famosos tuits, resaltando que quedaba totalmente exonerado. Es verdad que la nube más ominosa, la que más se temía, ha quedado descartada por la investigación de Mueller. Pero quedan cabos sueltos que tienen que desvelarse para beneficio de todos los estadounidenses, no solo para instancias puntuales como el Departamento de Justicia o el Congreso.

Más allá de decir que la justicia ha funcionado, hay que resaltar el tesón personal del equipo investigador encabezado por el fiscal Mueller, que no se dejó intimidar, y de la prensa, que en ningún momento dejó que decayera el interés en el caso.

Problemas como la inmigración, los estragos del cambio climático y la prevención de la violencia y la pobreza, deben pasar a ser las prioridades del debate en la nación estadounidense, y el resto del mundo.

💬Ver 0 comentarios