💬 0

Iniciativas para optimizar la infraestructura del agua

El proyectado financiamiento de proyectos de infraestructura de agua en una diversidad de comunidades en Puerto Rico, puede traducirse en mejoras sustanciales en la calidad de vida de miles de familias carentes de servicios adecuados de agua potable y de alcantarillado sanitario.

La primera ronda de obras en cinco municipios sería financiada con $20 millones provenientes de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA), liberados luego de tres años en suspenso. La suma total que había sido detenida asciende a $195 millones, por lo que es probable que la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) anuncie otros proyectos. Se anticipa una segunda ronda de obras que suponen una inversión de $33 millones.

Estos proyectos de agua deben apoyar los trabajos de recuperación pos huracán y la intervención abarcadora que requiere la transformación de los sistemas de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), sin costo para esta corporación. La meta es alcanzar niveles superiores de operación y resiliencia ante eventos atmosféricos.

La mayor parte del financiamiento, otorgado en forma de préstamos a muy bajo interés, se destinará a la planificación, el diseño y la construcción de sistemas de alcantarillado y disposición de aguas residuales. Se beneficiarían las comunidades La Playa en Patillas, Hevia en Naranjito, Villa Nueva en Caguas, y Buena Vista y San Ciprián en la Península de Cantera. El proyecto del Estuario de la Bahía de San Juan podrá adelantar estudios de descargas y monitoreo de su plan de conservación. El Proyecto Enlace del Caño Martin Peña podrá hacer lo propio con su plan para aguas usadas. El Municipio de Bayamón podrá reconstruir bombas sanitarias en Minillas Court, y hacer mejoras que mitiguen problemas asociados a ríos y quebradas.

Una vez completados los trabajos, estas comunidades contarán por primera vez con servicios de alcantarillado sanitario en sus estructuras residenciales y comerciales. Esto, a su vez, deberá eliminar la necesidad de tener pozos sépticos en los hogares, y facilitará el tratamiento de las aguas residuales antes de ser descargadas en el entorno ambiental. Así se reducirían los niveles de contaminación en ríos y depósitos subterráneos. Con esto se abonaría a la salud pública y la conservación del ambiente.

Cerca del 50% de las viviendas en la isla no está conectado a ningún sistema de alcantarillado. Resolver esta situación es una asignatura importante de la AAA. Su presupuesto no se impacta con el modelo de financiamiento de los proyectos mencionados, los que tampoco pesan contra las asignaciones para la reconstrucción de infraestructura que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) atiende.

Los proyectos fueron seleccionados por su alto impacto en las comunidades y su viabilidad. Las entidades públicas y del tercer sector que son responsables de las obras demostraron que están preparadas, con planes de trabajo, capacidad de repago y estabilidad fiscal, para llevar a término los trabajos.

Mientras tanto, Puerto Rico tiene la agenda mayor de proveer sostenibilidad a sus sistemas de agua. Ello incluye, en el plano de la infraestructura, suficiente capacidad de abasto para poder enfrentar sequías sin necesidad de racionamientos o que, por lo menos, estos no sean prolongados. En el ámbito administrativo, una prioridad es la reorganización de la AAA como seguimiento a su plan fiscal, lo cual incluye procesos de facturación eficientes.

Es preciso que nuestro país desarrolle una cultura valorativa del agua, lo mismo a nivel gubernamental, empresarial como individual. Es responsabilidad de todos actuar en plena consciencia de que el acceso y disfrute del agua implica, tanto un derecho como una responsabilidad.

💬Ver 0 comentarios