💬 0

Justicia a los estudiantes de Educación Especial

La población de educación especial en Puerto Rico, estimada en alrededor de 100,000 estudiantes, tiene que ocupar su lugar prioritario en la distribución del presupuesto de la agencia que más fondos recibe y administra.

La anunciada asignación de $50.3 millones al Programa de Educación Especial, por parte de la Junta de Supervisión Fiscal, permitirá que estos alumnos reciban transportación, terapias y otros servicios que les corresponden por derecho. Pero el Estado está aún lejos de hacerles justicia a estos niños con necesidades especiales.

El Departamento de Educación (DE) ha adelantado que los fondos autorizados, provenientes de una redistribución de partidas del presupuesto de la agencia, son insuficientes para cubrir las operaciones del programa hasta mayo de 2020. La admisión denota la falta de voluntad del Departamento para cumplir su obligación, lo que luce como un disloque de prioridades en la agencia.

Los servicios de Educación Especial no son opcionales. El Estado tiene la responsabilidad constitucional de brindarle sin distinción alguna educación gratuita a cada niño en Puerto Rico. Facilitar los recursos y herramientas especiales que necesiten hace accesible ese derecho a los niños con diversidad funcional.

Los alumnos con necesidades especiales pueden progresar y en algunos casos llevar vidas más independientes y productivas si cuentan con los especialistas, los equipos y servicios que les permitan ese nivel de superación. Por el contrario, la carencia de tales recursos los condena a una marginación mayor y, a veces, al empeoramiento de sus condiciones.

La nueva asignación, por intervención de la Junta, surge luego de que el Departamento informó, un mes después de haber entrado en vigor el año fiscal, que la partida asignada a la Secretaría de Educación Especial quedó por debajo de lo que necesita. Y advirtió que los servicios estaban en riesgo de ser limitados o paralizados.

Ante el reclamo, la Junta emplazó a la agencia a justificar, con datos y evidencia, su solicitud de más fondos. Ya el organismo había señalado que el Departamento tenía sobrantes de fondos que no usó por cuatro años, entre 2014-2018. Los remanentes ascienden a $11,352,795. Educación pidió $53 millones, pero solo pudo justificar la cantidad que finalmente se le aprobó, $50.3 millones.

Estas imprecisiones en los cálculos que afectan los servicios a la población más vulnerable del sistema educativo estatal enturbian más el clima de desconfianza que ha vuelto a ensombrecer al Departamento de Educación. Luego de que, en julio, la exsecretaria, Julia Keleher, fue acusada a nivel federal bajo cargos de desfalcar más de $13 millones de fondos públicos, el gobierno federal congeló $1,535 millones hasta que la agencia designe un síndico. Educación dio a conocer la medida hace apenas dos semanas y ha recomendado que la Junta asuma la función. No obstante, la agencia estatal emite señales mixtas. El organismo federal ha dicho que no ha recibido una petición formal de la dependencia. A la vez, Educación acaba de emitir una solicitud de propuestas para seleccionar y contratar el perito.

Mientras tanto, la gobernadora creó esta semana un grupo interagencial para que determine por cuánto tiempo puede funcionar Educación Especial con el dinero asignado y cuánto más necesitaría. La movida parece reconocer las deficiencias gerenciales dentro del DE.

Los estudiantes de educación especial suman una tercera parte de los 295,851 alumnos matriculados en el sistema público de enseñanza. No existe justificación que valide el incumplimiento histórico del DE con hacerles valer su derecho, documentado ampliamente bajo el pleito de clase Rosa Lydia Vélez.

Urge que el Departamento de Educación ponga la voluntad de acabar con el maltrato institucional y dar a estos niños la prioridad que les corresponde. Es un imperativo constitucional y moral. Asignar los fondos necesarios y asegurar que se traducen efectivamente en servicios de calidad provee a estos ciudadanos la mejor herramienta que puede posibilitar su desarrollo, personal, social y económico.


💬Ver 0 comentarios