💬 0

La certeza estadística es aliada del futuro del país

En la travesía hacia su desarrollo futuro, Puerto Rico necesita alumbrarse con datos precisos y confiables. Uno de sus mayores aliados en ese recorrido es un Instituto de Estadísticas independiente y fortalecido.

Objetamos la propuesta de supeditarlo al Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), con miras a su eventual privatización, contemplada en uno de los planes de reorganización del gobierno.

Ahora que la Administración considera enmendar dicho plan, tras escuchar inquietudes de la industria del turismo, tiene la oportunidad de ampliar su reevaluación. Ponga también oídos a las alarmas activadas por sectores diversos en torno al futuro propuesto para el Instituto.

Contar con estadísticas objetivas fortalece la democracia y facilita trazar la ruta certera del desarrollo. Mantener a esa institución libre de influencias políticas o económicas asegura esos propósitos. Imparte credibilidad y confianza cuando Puerto Rico más lo necesita. Pretender maniatarlo azuza las suspicacias. Miles de millones de dólares permanecen retenidos por el gobierno federal ante las dudas sobre la gestión local, dudas que los mercados de capital comparten.

El Instituto fue creado como una entidad con autonomía fiscal y administrativa de la Rama Ejecutiva para guiar la recopilación de estadísticas de las agencias. Por virtud de la ley que lo creó - Ley 209 de 2003 - sobrevivió a los cambios de gobierno con una hoja de gestión brillante. Ese marco de gobernanza hace del Instituto excepción en el servicio público por su continuidad y consistencia.

Los datos provistos por el Instituto le han ganado a la Isla millones de fondos federales.

El celo con el que la ley protege la autonomía de la entidad se debe a que la pureza de los datos determina una buena planificación pública y privada. Esa función indispensable para el desarrollo económico y social es consignada por diversos sectores.

La Asociación Americana de Estadísticas (ASA, por sus siglas en inglés) expuso que el Plan de Reorganización que desmantelaría al Instituto y su autonomía, “pondría en riesgo los análisis estadísticos transparentes e imparciales que son críticos para el funcionamiento de Puerto Rico”.

En una carta dirigida a la jefa de estadísticas de la Oficina de Presupuesto y Administración de Estados Unidos, Nancy Potok, quince congresistas demócratas y republicanos destacaron que el Instituto ha probado ser un aliado clave para las agencias estadísticas federales. Ello porque es “una organización altamente profesional, autónoma y apolítica que provee la mayor transparencia a las condiciones económicas, financieras y fiscales de la Isla”, expresó el grupo, que incluye a los puertorriqueños Nydia Velázquez, José Serrano y Luis Gutiérrez.

Los congresistas y la ASA coinciden, además, en que “las estadísticas de gobierno juegan un rol poderoso en cualquier democracia”. Apoderan la economía, sirven a la salud y al bienestar de sus ciudadanos, mejoran la gobernanza y proveen información para la toma de decisiones, entre muchas otras funciones vitales.

Ese rol crítico es reiterado por la Coalición del Sector Privado, que agrupa a más de 30 organizaciones empresariales.

Respaldamos dichos argumentos. Y endosamos la postura de la Red de Transparencia al expresar que la propuesta del gobierno es errada y peligrosa.

La recolección, análisis y divulgación de datos estadísticos es inherente a la función pública. Por ello, dichas tareas requieren ser protegidas de conflictos de interés y de manejos acomodaticios.

Es hora de alinear el discurso con la acción. La transparencia de la gestión pública solo puede existir en la práctica.

La pulcritud de las estadísticas, libre de manoseos oportunistas, es faro indispensable para evitar que Puerto Rico vuelva a estrellarse contra el muro de la mala planificación.

Si una acción amerita el momento para que la isla se recupere y progrese, es que el gobierno provea recursos para fortalecer la recopilación y el análisis científico de los datos. Aproveche, de una vez, para replicar en todas sus agencias el modelo de gobernanza, transparencia, innovación y excelencia que le ha dado prestigio al Instituto de Estadísticas de Puerto Rico.

💬Ver 0 comentarios