💬 0

La educación es la gran herramienta de los pueblos

Ante los grandes retos que Puerto Rico enfrenta, la educación en su acepción más amplia puede impactar positivamente las necesidades individuales, familiares y comunitarias. La educación es vehículo para la toma de decisiones informadas e inteligentes a través de la vida del individuo y de las sociedades.

Al conmemorar el jueves pasado el Día Internacional de la Educación, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha reafirmado que la educación es pilar del bienestar humano y el desarrollo sostenible. También ha destacado que representa la alternativa para alcanzar la ponderación adecuada para la mejor solución de los conflictos.

La educación puede desempeñar un papel esencial en la construcción de la paz y la reconciliación. Las iniciativas educativas tienen potencial para ayudar a las poblaciones marginadas a acceder a la justicia que contribuye a sociedades armoniosas, como señala el organismo internacional.

En el caso de Puerto Rico -ante el desafío de reponerse del impacto de duros fenómenos naturales y de escoger a líderes políticos en ejercicios eleccionarios de este año- las gestiones individuales y colectivas de educarse sobre asuntos cruciales deberían ser la puerta a horizontes positivos.

La experiencia sísmica reciente debe dar paso a espacios escolares más seguros que permitan el esparcimiento de la enseñanza que fortalecerá a las generaciones más jóvenes.

En la era digital, cuando la información suele estar al alcance de más ciudadanos, obtener conocimiento certero y edificante es clave para discernir los datos correctos de los ficticios. Por ello, desde cada hogar, y en las instituciones que sirven como entes socializadores, incluidos los centros docentes, es necesario promover que cada persona tenga la oportunidad de nutrirse de información diversa que le permita ejercer pensamiento crítico para alcanzar conclusiones constructivas.

Ante los complejos problemas del país, muchos vinculados a necesidades humanas básicas, es vital la protección contra flujos de desinformación e iniciativas que se alinean justamente en contra de la educación, porque implican la difusión de medias verdades y propuestas amparadas en soluciones fáciles o alternativas inciertas. En tal sentido, la educación aflora como escudo para combatir mitos, falsedades y demagogias que solo aportan a la desestabilización de las personas y las comunidades.

La educación es concebida también como un arma contra la aceptación de discursos populistas, promotores de soluciones extremas, discriminatorias o con elementos que se apartan de propiciar el bien común o que se amparan en la manipulación u otras prácticas distanciadas de la honestidad. Por ello, conviene estimular el estudio de ideas para atender necesidades diversas con el fin de discernir, a base de conocimiento y evaluación ponderada, lo que resulta más conveniente para el país.

Para avanzar en esta meta medular, una reforma del sistema público de enseñanza debe procurar una educación inclusiva, igualitaria y que promueva opciones innovadoras de aprendizaje constante para jóvenes y adultos. Mediante el mejoramiento de nuestra educación se podrá combatir de forma más efectiva la crisis de valores morales. Además, se aportará a desalentar prácticas nocivas entre los miembros de la sociedad, estimulando también la protección del espacio natural que habitamos.

La educación abarcadora, clave para el desarrollo de las competencias profesionales, será también determinante para aumentar el nivel de competitividad laboral de egresados de escuelas técnicas y universidades, mejorando las opciones de empleo e ingresos de los individuos.

El aprendizaje conduce al apoderamiento de los pueblos, y es agente crucial en la lucha contra la pobreza y las desigualdades. Representa el canal para que las personas vivan una vida sana y tomen las decisiones informadas, tanto para sí mismas, como para su familia y su comunidad.

Por ello, los educadores que laboran en aulas públicas y privadas, los líderes comunitarios, los profesionales, técnicos y universitarios de distintas disciplinas, están llamados a promover que más personas tengan acceso al conocimiento producto de la exposición lógica y transparente de las ideas. Así Puerto Rico forjará una legión creciente de ciudadanos más educados y fortalecidos para encarar retos presentes y futuros.

💬Ver 0 comentarios